Significado de El hombre está condenado a ser libre

Qué significa El hombre está condenado a ser libre:

“El hombre está condenado a ser libre” es una frase del filósofo francés Jean-Paul Sartre, uno de los máximos exponentes del existencialismo. Significa que la libertad es inherente a la condición humana y que, por ello, el hombre es absoluto responsable del uso que haga de ella.

En esta frase, probablemente la más célebre de las afirmaciones de Sartre, se concentran algunos de los aspectos esenciales de su pensamiento filosófico, como la reflexión sobre la condición humana, la naturaleza de la libertad y el sentido de la existencia.

Para entender en toda su dimensión lo que Sartre quiso expresar con esta frase, es importante señalar que está, al igual que el conjunto de su obra literaria, crítica y filosófica, adscrita al existencialismo, que es una corriente filosófica que indaga en torno a cuestiones relacionadas con la vida y la existencia, que interroga conceptos como el de la libertad humana, y reflexiona sobre los alcances de la responsabilidad individual del hombre.

El existencialismo, como corriente de pensamiento, empieza a anunciarse en el siglo XIX, en el pensamiento de filósofos como Søren Kierkegaard y Friedrich Nietzsche, que ejercieron una notable influencia en la obra de Sartre. No obstante, los eventos traumáticos de la primera y segunda guerra mundial dotarán al existencialismo de una nueva fuerza dentro de las corrientes de pensamiento de la humanidad. Será, pues, en este contexto, en el que Sartre desarrollará el grueso de su obra filosófica y literaria.

Vea también Existencialismo.

Análisis de la frase

“El hombre está condenado a ser libre” es una afirmación filosófica que se construye a partir de una aparente contradicción retórica. Pensemos en la manera en que se relacionan e interactúan los conceptos de la libertad, que se asocia a la facultad para obrar y actuar de manera libre, y el de condena, que convoca la idea de prisión, de no-libertad, dentro de la cual, sin embargo, Sartre sitúa, en toda su dimensión, la voluntad del hombre.

Pero, ¿por qué Sartre expresa la idea de la libertad humana como una condena?

En primer lugar, es importante destacar que Sartre rechazaba la idea de que hubiera un ser superior que determinara el curso de la existencia. Lo cual implicaba que el ser humano era responsable de su existencia, de sus acciones y decisiones, y que, puesto que nada había que prefigurara o definiera su conducta, no estaba atado sino a sus elecciones.

Así, para Sartre el hombre era el responsable absoluto de sí mismo, y, en consecuencia, era el que se inventaba a sí mismo, definiendo, mediante su conducta, sus obras y sus actos, quién era y cuál era el sentido de su existencia.

De este modo, la libertad del hombre, que es parte de la esencia humana, tendría expresión en dos dimensiones: una objetiva, que significa que la libertad es igualmente vivida por todos, y otra subjetiva, según la cual cada quien vivirá de acuerdo a sus peculiaridades.

En síntesis, la existencia del hombre, que ocurre de manera espontánea (no se creó a sí mismo), está atada a la suma de las acciones y decisiones que a lo largo de su vida irán determinando su existencia, por lo cual se dice que el hombre es responsable del sentido de su vida. Así, el hombre, pues, es libre de actuar y definirse constantemente, pues esto es inherente a su condición humana, pero está obligado a elegir permanentemente dentro de esta libertad.

La frase “el hombre está condenado a ser libre”, se encuentra el libro El existencialismo es un humanismo, en el cual Sartre se propuso hacer una defensa del existencialismo y explicarlo para sus detractores. Originalmente, este libro fue concebido como una conferencia, que fue dictada en París el día 29 de octubre de 1945. Posteriormente, en 1946, sería publicada en forma de libro.

Sobre el autor

Jean-Paul Charles Aymard Sartre, mejor conocido como Jeal-Paul Sartre, nació en París, Francia, en 1905, y murió en esa misma ciudad en 1980. Fue filósofo, escritor, novelista, dramaturgo, crítico literario y activista político. Ideológicamente se situó en el marxismo humanista y fue uno de los máximos exponentes de la corriente existencialista. Algunas de sus obras más relevantes son los tratados filosóficos El ser y la nada (1943) y El existencialismo es un humanismo (1946), así como la novela La náusea (1938). En 1964 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura, pero lo declinó por convicciones personales. Fue pareja de la intelectual Simone de Beauvoir.

Cómo citar: "El hombre está condenado a ser libre". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/el-hombre-esta-condenado-a-ser-libre/ Consultado: