5 características de la empatía que son ejemplo de su importancia

La empatía es la capacidad de identificarnos con lo que el otro siente o piensa, de compartir sus sentimientos y emociones. Es una forma saludable de relacionarnos con las otras personas, y establecer relaciones constructivas y enriquecedoras.

De allí que sea una habilidad social sumamente relevante en nuestras relaciones familiares, escolares y profesionales. Por eso, a continuación te decimos cuáles son las cinco características de la empatía que son ejemplo de su importancia.

1. Saber escuchar

Saber escuchar

Saber escuchar es una característica fundamental de la empatía. A las personas empáticas les gusta establecer relaciones enriquecedoras y constructivas. Siempre están dispuestas a escuchar al otro y son muy buenas conversadoras. Por eso, cuando alguien está enojado o triste es importante darle la oportunidad para expresar el porqué.

2. Comprender al otro

Comprender

La empatía también supone la capacidad de comprender los sentimientos, emociones e ideas de la otra persona; no solo aquello que el otro es capaz de expresar verbalmente, sino también todo aquello que manifiesta con sus gestos, comportamientos y decisiones.

Una persona empática es capaz de comprender al otro al punto de poder sentir lo que la otra persona siente y de entender sus estados mentales de manera sincera.

En la empatía hacemos que el otro se sienta comprendido. Así, cuando reconfortamos a alguien en momentos difíciles, estamos teniendo una actitud empática.

3. Identificarse con el otro

Identificarse

Ser empáticos es también ser capaces de ponernos en el lugar del otro, entender de manera honda y sincera lo que piensa o cree, lo que siente o le preocupa, lo que lo hace sufrir o alegrarse.

Así, una persona empática puede ponerse en la situación emocional del otro y entender de manera profunda sus sentimientos, miedos o creencias.

Esto se pone de manifiesto, por ejemplo, cuando alguien nos intenta mostrar las soluciones a un problema recordando que también ha pasado situaciones similares en el pasado.

4. Ser solidarios

Solidarios

Una persona empática tiene una elevada sensibilidad hacia lo que sienten o padecen las otras personas. Por eso, la empatía tiene mucho que ver con la solidaridad, con las ganas de ayudar al otro, especialmente cuando pasa por una situación de necesidad. Un ejemplo de esto es ayudar a un amigo que está pasando por un momento difícil.

5. Ser respetuosos

Respetuosos

En definitiva, ser empáticos también implica respetar al otro en sus sentimientos, ideas, conductas, decisiones y, en suma, en su forma de ser y afrontar la vida, aunque no estemos de acuerdo ni sea de nuestro agrado.

Por eso, la empatía es un valor fundamental para vivir en sociedad, porque nos permite comprender a las otras personas y respetar la forma en que manifiestan sus ideas, sentimientos e inquietudes frente al mundo.

Somos empáticos cuando, por ejemplo, apoyamos a nuestros familiares, amigos o colegas cuando emprenden aventuras o proyectos que, a veces, no podemos entender del todo.

5 características de la empatía que son ejemplo de su importancia se encuentra en la categoría: General