Significado de Quien oye aduladores nunca espere otro premio

Qué es Quien oye aduladores nunca espere otro premio:

“Quien oye aduladores, nunca espere otro premio” es una moraleja que advierte sobre las consecuencias de confiar en aquellos que se acercan a nosotros con adulaciones y halagos, pero que, en realidad, guardan oscuras intenciones.

La frase, como tal, proviene de la fábula el “Zorro y el Cuervo” de Félix María Samaniego, y se basa en una fábula de Esopo.

Ha pasado a adoptarse como refrán que enseña a desconfiar de adulaciones, sobre todo de aquellas que se dicen de forma exagerada para agradar el ánimo de la persona, mostrando que quienes así se acercan a nosotros pueden tener intenciones ocultas.

En este sentido, el refrán nos recuerda que no nos podemos dejar llevar por las palabras o por satisfacciones superficiales, sino que tenemos que estar atentos a que podrían estar intentando arrebatarnos algo que hemos conquistado con méritos.

De allí que, también, tenga una enseñanza subyacente: que se debe trabajar para conseguir lo que se quiere, y no se debe renunciar a los frutos de nuestro esfuerzo para satisfacer a otros que no han trabajado por merecerlos. En síntesis, aconseja: cuando te adulen es cuando más debes cuidar lo que tienes.

Fábula del Zorro y el Cuervo

La fábula de “El Zorro y el Cuervo” es autoría de Félix María Samaniego, aunque se basa en una fábula de Esopo. Esta historia se emplea, sobre todo, con fines instructivos, para advertir a los niños con relación a las intenciones oscuras o desconocidas que puedan esconderse detrás de las adulaciones, así como para despertarles cierto instinto de protección ante quienes procedan de esta manera. La fábula dice así:

«En la rama de un árbol, bien ufano y contento, con un queso en el pico, estaba el señor Cuervo.

»Del olor atraído un Zorro muy maestro, le dijo estas palabras, o poco más o menos:

»—Tenga usted buenos días, señor cuervo, mi dueño; vaya que estáis donoso, mono, lindo en extremo; yo no gasto lisonjas, y digo lo que siento; que si a tu bella traza corresponde el gorjeo, junto a la diosa Ceres, siendo testigo el cielo, que tú serás el Fénix de sus vastos imperios.

»Al oír un discurso tan dulce y halagüeño, de vanidad llevado, quiso cantar el cuervo. Abrió su negro pico, dejó caer el queso; el muy astuto zorro, después de haberlo preso, le dijo:

»—Señor bobo, pues, sin otro alimento quedáis con alabanzas tan hinchado y repleto, digerid las lisonjas mientras yo como el queso.

»Quien oye aduladores, nunca espere otro premio».

Ver también Lo cortés no quita lo valiente.

Fecha de actualización: 30/10/2018. Cómo citar: "Quien oye aduladores nunca espere otro premio". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/quien-oye-aduladores-nunca-espere-otro-premio/ Consultado: