16 características de la fábula

¿Cuáles son las características de una fábula?

La fábula es un género literario que consiste en una narración breve con intención didáctica o moralizadora, cuyos personajes, casi siempre animales o cosas humanizados, desarrollan acciones y conductas cuyas consecuencias encarnan una lección.

Conozcamos una a una cuáles son las principales características de la fábula para entender mejor este importante género.

1. Es un género de carácter popular

fabulaIlustración de la fábula El zorro y el cuervo de Esopo.

La fábula es un género de carácter popular, lo que significa que está relacionado con la estructura de valores e intereses de la sociedad como conjunto. Por lo mismo, suele ser de transmisión oral, aunque desde la antigüedad fue incorporada en los planes educativos de las jóvenes generaciones de acuerdo a las costumbres de la época.

2. Es de breve extensión

Las fábulas son relatos de breve extensión, de manera que concentran la atención del lector en pocas líneas, a fin de garantizar la eficacia del mensaje.

3. Puede relatarse en prosa o en verso

Pueden encontrarse fábulas redactadas tanto en verso como en prosa. Todo dependerá de la elección del escritor en función de su estilo, uso u objetivo.

4. La estructura narrativa es simple

La estructura narrativa de la fábula suele ser sencilla, y se divide en las siiguientes partes:

  • Situación inicial,
  • conflicto,
  • desenlace o resolución,
  • moraleja.

5. El relato es lineal

Debido a la brevedad y propósito de la fábula, el relato es lineal. Esto quiere decir que la historia se cuenta de principio a fin sin saltos temporales que puedan arriesgar la comprensión del mensaje. En este sentido, las fábulas son directas.

6. Tiene un narrador en tercera persona

La fábula es contada por un narrador en tercera persona, el cual, además de contar la historia y conocer todo lo que hacen los personajes, actúa como un sancionador que dirige la interpretación de los hechos.

7. Tiene un carácter moralizador o didáctico

La fábula siempre sanciona a los personajes que incurren el vicio o el pecado, es decir, siempre se ocupa de darles un castigo ejemplarizante que sirva para la enseñanza de la virtud correlativa.

Las fábulas persiguen poner en evidencia las consecuencias de determinadas acciones o comportamientos, a fin de extraer de ellos una enseñanza moral o ética. Por eso, normalmente las fábulas están orientadas a los niños.

Vea también ¿Qué es una fábula?

8. Contiene una moraleja

Todas las fábulas contienen una moraleja. Se llama moraleja a una enseñanza moral que es puesta en evidencia a partir de la sucesión de los hechos del relato. En este género literario, la moraleja no queda a interpretación del lector sino que es explícita en el texto, ya sea tan breve como una frase o ya se trate de una estrofa. Se puede decir entonces que la moraleja es parte de la estructura de una fábula.

Por ejemplo, la fábula El labrador y el lobo de Esopo.

Un labrador condujo su yunta hacia un arroyo, después de la labor diaria. Los bueyes abatidos por el cansancio exclamaron: —¡Al fin termino el día! El trabajo fue arduo y un poco de agua fresca no nos cae nada mal. Dejemos el yugo y vamos a beber. Mientras así platicaban, pasó por allí un lobo hambriento que, buscando comida dio con el arado y empezó por lamer los dos lados interiores del yugo. Después, poco a poco y sin darse cuenta, metió el cuello dentro y, no pudiendo librarse del yugo, en sus sacudidas, arrastró el arado por el surco. Volvió en eso el labrador, que al verlo le dijo: ¡Ah, bicho condenado! Si por lo menos renunciaras a tus rapiñas y robos para dedicarte a trabajar la tierra…

Moraleja
Si el azar te da trabajo, deja artimaña y relajo.

9. La moraleja puede estar en la introducción o en la conclusión

De acuerdo al tipo de fábula o al estilo narrativo del autor, la moraleja puede estar en la introducción —es decir, en el promitio—​​​​​​; o en la conclusión —en el epimitio.

10. Puede acudir a diálogos o a relatos de acontecimientos

La fábula como relato puede acudir a diálogos entre personajes o a relatos de acontecimientos. Dependerá del autor y su contexto estilístico. Por ejemplo, la fábula de Esopo acude con frecuencia al diálogo.

11. Los personajes pueden ser personas, dioses o animales y objetos humanizados

Por norma general, los personajes de una fábula son animales u objetos humanizados. Esto facilita la comprensión de aquellos aspectos que se desean resaltar, ya que se usan elementos característicos de los animales o lo objetos que son fácilmente comprensibles.

Por ejemplo, la fábula La liebre y la tortuga de Esopo. Veamos:

Una tortuga y una liebre discutían sobre quién era más rápida. Así, fijaron una fecha y un lugar y se separaron. La liebre, por su natural rapidez, descuidó el ponerse a la carrera, se tiró al borde del camino y se durmió. Pero la tortuga, consciente de su propia lentitud, no cesó de correr, y de este modo tomó la delantera a la liebre dormida y se llevó el premio del triunfo.

En algunos casos, puede haber fábulas que contengan personajes humanos, y estos pueden mezclarse o no con personajes animales antropomorfizados.

12. Los personajes son arquetípicos

Los personajes encarnan arquetipos de valores o antivalores que se quieren contrastar para causar un efecto de sentido. Así, los personajes de las fábulas actúan siempre como antagonistas. Esto quiere decir que cada personaje representa una virtud o un pecado, de cuyo contraste surge la moraleja.

13. Es atemporal

Debido a que se concentran en el propósito educativo, las fábulas son atemporales, es decir, no obedecen a un contexto histórico específico, sino que pretenden la universalidad.

14. Temas

Debido al carácter moralizador de las fábulas, los temas suelen girar entorno al comportamiento de los sujetos en la sociedad, es decir, están orientados a exponer códigos de valores y conductas. Por lo mismo, la fábula expone los peligros de los vicios y la actitudes antisociales. Por ejemplo: la avaricia, la envidia, la falta de empatía, el orgullo, la codicia, el exceso de autoconfianza, etc.

15. Existen diversos tipos de fábula

Existen diversos tipos de fábula, aunque todos cumplen con los elementos que hemos expuesto. Veamos a continuación los principales tipos o clases de fábula:

  • Fábulas de situación: son aquellas que contienen dos momentos:
    • un personaje se halla en problemas,
    • otro personaje verbaliza su desgracia, aun cuando no incide en el desarrollo del relato.
  • Fábulas agonales: son aquellas estructuradas en tres partes:
    • exponen a un personaje frente a un dilema
    • otro personaje antagoniza y representa una segunda posición
    • la situación se evalúa y sanciona.
  • Fábulas etiológicas: fábulas muy breves encabezadas o coronadas por la moraleja.

16. Es un género antiguo

Las fábulas existen desde la antigüedad. Existen noticias de que las fábulas circulaban en la antigua cultura de la India, de donde habrían llegado al mundo helénico. Fue el griego Esopo quien compiló las fábulas por escrito y les dio forma literaria.

Fecha de actualización: 23/01/2020. Cómo citar: "16 características de la fábula". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/caracteristicas-de-la-fabula/ Consultado: