Cultura Mexica

Frank Arellano
Frank Arellano
Profesor de Historia y Maestro en Lingüística

La cultura mexica, también llamada azteca, prosperó en la cuenca del valle de México entre los siglos XIV y XVI. En esta etapa del periodo posclásico, los mexicas conformaron la última de las grandes civilizaciones que gobernó Mesoamérica, en la que se fusionaron muchos elementos de sociedades precedentes como la olmeca, tehotihuacana y tolteca.

De este modo, la cultura mexica alcanzó un alto grado de desarrollo, pues integró conocimientos sobre prácticas de agricultura intensiva, uso de calendarios (tanto civiles como rituales), planificación urbana (con construcción de pirámides y plazas), y el uso de sistemas de escritura basados en pictogramas.

Como las otras sociedades del periodo posclásico tardío, los mexicas también eran un pueblo guerrero. Así, sus logros militares y su ánimo expansionista los ayudaron a extender sus dominios regionales.

El poderío mexica creció sobre todo a partir de la fundación y construcción de la gran ciudad de México-Tenochtitlán en 1325. Esta sería su ciudad capital, y después la urbe principal de la Triple Alianza imperial formada México, Texcoco y Tlacopan.

En 1428, la hegemonía mexica se consolidó en los valles de Anáhuac (México) cuando estos y sus aliados vencieron en batalla a los antiguos señores de Azcapotzalco. Tal victoria les permitió avasallar a cientos de pueblos. Para el momento de la llegada de los españoles, los mexicas ya ejercían autoridad sobre un espacio cercano a los 300 mil kilómetros cuadrados.

Tenochtitlán y Tlatelolco
Pintura que recrea la vista de Tenochtitlán y Tlatelolco en medio del Lago Texcoco hacia el siglo XVI. Imagen: INAH/Gary Todd (CC0 1.0)

En 1519, los conquistadores hispanos quedaron sorprendidos al ver la capital del Imperio mexica con sus grandes templos, redes de canales y calzadas, plazas y mercados. Tenochtitlán y su vecina Tlateloloco eran entonces una de las áreas metropolitanas más grandes y pobladas del mundo.

Sin embargo, la grandeza del imperio mexica y el desarrollo autónomo de Mesoamérica culminó con la caída de México-Tenochtitlán en poder español en agosto de 1521. La ciudad de México continuaría siendo importante, pero desde entonces lo sería como la cabeza de un virreinato perteneciente a la corona española.

Ubicación geográfica de los mexicas

Los mitos del pueblo mexica narran que ellos provenían de una región del norte llamada Aztlán. Los antropólogos señalan que Aztlán es un lugar legendario, pero que los mexicas en efecto llegaron a los valles centrales de México luego de un largo proceso de migración desde las regiones norteñas de Aridoamérica.

Así, conjugando los relatos de la tradición con los estudios académicos, se ha concluido que los mexicas eran originalmente una tribu de los grupos chichimecas (nómadas), que arribaron al valle de Anáhuac (México) en el siglo XIII. Desde entonces los mexicas procuraron asentarse en zonas fértiles próximas al Lago Texcoco.

Aun así, en varias oportunidades debieron trasladarse de sitios como Chapultepec y Culhuacán por las disputas que tenían con los pueblos tepanecas. Finalmente, en 1325 se establecieron en un islote en el centro del lago, pues sus sacerdotes dijeron haber visto la señal indicada por el dios Huitzilopochtli para fundar una ciudad.

La señal fue la imagen de un águila posada sobre un nopal mientras devoraba una serpiente. Entonces ahí se edificó la ciudad de México-Tenochtitlán, desde la cual se irradiaría el poder militar, político y cultural de los mexicas.

Con sus victorias en la guerra y alianzas con otras ciudades, los mexicas pasaron a dominar toda la cuenca del valle y el altiplano central mexicano. Luego, su fuerza se extendería hasta alcanzar las costas del Golfo de México por el este y las costas del Pacífico por el oeste. Además, hacia el sur su poder se extendió sobre algunos poblados en la selva centroamericana.

imperio mexica
Mapa de los señoríos del imperio azteca-mexica. Los colores muestran las etapas de expansión bajo el liderazgo de los distintos tlatoanis (emperadores). Imagen: Rowanwindwhistler (CC BY-SA 4.0)

Mexicas o Aztecas: el nombre verdadero

Aunque los términos "azteca" y "mexica" se usan para referirse al mismo pueblo prehispánico que fundó la ciudad de Tenochtitlán, hay diferencias en su significado. La palabra "azteca" se refiere a los antiguos habitantes de la tierra mítica de Aztlán. Entre estos, los mexicas fueron solo uno de los grupos que salieron de ese lugar en busca de nuevas tierras.

Según los códices antiguos, de Aztlán también provenían los tepanecas, chalcas, colhuas, tlahuicas y xochimilcas. Por lo que, en rigor, todos estos pueblos asentados en los valles centrales de México también habrían sido aztecas, tal como ha sido señalado por el historiador Federico Navarrete.

Los fundadores de México-Tenochtitlán fueron los mexicas. En su peregrinación hacia el sur desde Aztlán, este pueblo decía seguir los mandatos del dios Huitzilopochtli, quien les prometió poder y un lugar grato para vivir.

Así, el nombre que los mexicas se dieron a sí mismos deriva de Mexitín, o Mexi, que eran otras formas de llamar al mismo dios Huitzilopochtli. En las crónicas españolas, los términos mexica y mexicanos se usaban indistintamente para referirse al pueblo que encontró el ejército hispano en 1519.

Tal vez esa fue la razón por la que los historiadores anglosajones como William Prescott decidieron usar la palabra "Aztec" para referirse a la civilización asentada en Tenochtitlán. Así procuraron crear una distinción entre aztecas (mexicas) y los modernos mexicanos. Aunque ese uso de azteca, que luego se popularizó, no fuera preciso ni correcto.

Características de la cultura mexica

Tezcatlipoca negro
Dibujo de Tezcatlipoca Negro en el Códice Borgia. Esta deidad se manifestaba con 4 colores (negro, rojo, blanco y azul), cada una representando a uno de los puntos cardinales.

Religión politeísta

Como los demás pueblos mesoamericanos, los mexicas adoraban a numerosos dioses. Su dios principal era Huitzilopochtli, el señor de la guerra.

Entre las muchas otras deidades a las que rendían culto los mexicas estaban:

  • Quetzalcóatl, la serpiente emplumada
  • Tláloc, el dios de la lluvia
  • Tezcatlipoca, dios del cielo nocturno y antítesis de Quetzalcóatl
  • Mictlantecuhtli, quien gobernaba el inframundo
  • Centéotl, dios del maíz

Te puede interesar Dioses Aztecas.

Sociedad jerarquizada

En la cúspide de la estructura social estaba el tlatoani (emperador). Su autoridad era secundada por el grupo de sus consejeros y sacerdotes. Luego, la casta privilegiada de los pipiltin componía la nobleza. Eran jueces y jefes militares de las altépetl (ciudades).

Más abajo en la escala social se hallaban los macehualtin (pueblo común). Estas personas libres conformaban la mayoría de la población. Se dedicaban a tareas artesanales y agrarias, y eran quienes pagaban impuestos. Por último, estaban los tlacotin, individuos que por diversas razones caían en la esclavitud.

Economía agraria y comercial

La agricultura era la base económica de la civilización mexica. El maíz era el cultivo principal, aunque también sembraban calabazas, tomates, frijoles y chiles (ajíes).

El incremento de la producción agrícola se dio gracias a las ingeniosa invención de las chinampas. Las chinampas eran estructuras agrícolas compuestas por pequeñas balsas rectangulares de barro y ramas vegetales.

Cuando el imperio se consolidó a principios del siglo XV, los mexicas controlaron amplias redes comerciales en el altiplano central. Además, su posición hegemónica les permitió cobrar tributos a los pueblos sometidos. De estos recibían tejidos, joyas, mano de obra y otros servicios.

Arquitectura monumental y planificada

La arquitectura mexica reflejó los avances en ingeniería de la construcción en Mesoamérica. La ciudad de Tenochtitlán fue construida sobre un lago, por lo que se creó una compleja red de canales para que pudiera haber comunicación entre esta y su entorno.

En el centro de la ciudad, sobresalía el Templo Mayor. Las pirámides gemelas de este estaban dedicadas a Huitzilopochtli y a la adoración del dios Tláloc. Cerca estaba el palacio del tlatoani Monctezuma, con sus salas y jardines. Mientras en otros sectores de la ciudad, se encontraban los espacios públicos como plazas y tianguis (mercados).

Origen de los mexicas

folio 2 tira de la peregrinación
Folio 2 del Códice Boturini, también llamado Tira de la peregrinación. Aquí se observan los pueblos que migran desde Aztlán. Al frente los sacerdotes portan estandartes de distintos dioses.

La tira de la peregrinación relata a través de dibujos el origen de los mexicas. En esta se muestra que varios pueblos provenientes de Aztlán renacen en el interior de del cerro Colhuacan. Tales pueblos hablaban lenguas nahuas, y cada uno fue forjando su propia identidad al peregrinar y llegar al altiplano central mexicano.

Entre estos pueblos nahuas, un grupo siguió las enseñanzas y promesas de los sacerdotes del dios Huitzilopochtli. Fue este el dios que les ordenó llamarse mexicas, a cambio de otorgarles poder y una tierra fértil sobre la cual gobernar.

La peregrinación de los mexicas fue larga. En su camino hacia el centro de México incorporaron rasgos culturales de pueblos toltecas y, finalmente, se asentaron en un gran islote del Lago Texcoco, en donde fundaron la ciudad de Tenochtitlán.

Historia del Imperio Mexica

Los mexica eran un pueblo de soldados sirvientes de los señoríos en disputa de los mejores territorios de la cuenca del valle de México en los siglos XIII y XIV. No fue hasta el año 1375 que pudieron nombrar un tlatoani (señor que habla), reconocido como gobernante de Tenochtitlán.

Desde entonces, los mexica establecerían alianzas con pueblos vecinos y harían la guerra a aquellos que se interpusieran en su camino para dominar el valle de México. La oportunidad para tomar más poder llegó con la muerte del tlatoani tepaneca de Azcapotzalco, Tezozomoc, en 1427.

Esto desató una especie de guerra civil en la que los mexicas apoyaron a Tayahuah en contra de Maxtla, hijo del difunto. Aunque en un primer momento Maxtla resultó vencedor, al año siguiente las cosas cambiarían. El tlatoani mexica Itzcóatl logró el respaldo de las ciudades de Texoco y Tlacopan, formando la Triple Alianza.

Con esta Triple Alianza, los mexicas derrotaron por las armas al señorío de Azcapotzalco en 1428, lo que modificó todo el balance de poder en el altiplano central mexicano. Pronto la Triple Alianza llevó a cabo campañas militares para ejercer control sobre otros pueblos. Tras derrotar a sus adversarios, los mexicas los integraban a su estructura administrativa y les exigían el pago de tributos.

Así surgió la estructura política imperial que centralizó el poder en las decisiones del Huey Tlatoani de México-Tenochtitlán. Tal dominio mexica se mantuvo y se expandió por los territorios mesoamericanos durante 91 años, hasta la llegada a la región del ejército conquistador español.

Te puede interesar:

Bibliografía

Coe, M; Urcid, J. y Koontz, R. (2019) Mexico: from the Olmecs to the Aztecs. Thames & Hudson. Londres.

León-Portilla, Miguel (2017) Aztecas-Mexicas: Desarrollo de una civilización originaria. Algaba Ediciones.

Pérez, Raúl (2012) Aztecas-Mexicas: el imperio de Mesoamérica. Sílex Ediciones.

Cómo citar: Arellano, Frank (18/03/2024). "Cultura Mexica". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/cultura-mexica/ Consultado:

Frank Arellano
Frank Arellano
Profesor de Historia y Ciencias Sociales durante más de 15 años. Licenciado en Historia (2010) y Magíster Scientiae en Lingüística (2015) por la Universidad de Los Andes en Mérida.
Otros contenidos que pueden ser de tu interés