90 ejemplos de figuras retóricas y literarias

Eva Andrés Vicente
Eva Andrés Vicente
Licenciada en Filología Clásica

Las figuras retóricas son recursos estilísticos utilizados en la literatura con la finalidad de conseguir un lenguaje más estético que funcional, que sea capaz expresar y transmitir emociones.

Metáfora: relación de ideas

1. El viento es un can sin dueño,
que lame la noche inmensa.

La metáfora se halla en el primer verso, donde el autor habla del viento como un ser solitario que vaga durante la noche. Es un poema de Dámaso Alonso que pertenece a su obra Viento de noche.

2. Es tu risa la espada
más victoriosa.

En estos versos, que forman parte del Cancionero y romancero de las ausencias, Miguel Hernández hace referencia a la risa como un arma, en oposición a las armas bélicas.

3. Tus manos son mi caricia
mis acordes
cotidianos [...]

En este fragmento de Poemas de otros, de Mario Benedetti, el autor presenta las manos de su amada como algo esencial para la vida diaria, pues representan algo beneficioso para el ser, como el afecto y la música.

Símil: comparación de dos elementos

4. En una tarde clara y amplia como el hastío [...]

El autor realiza una comparación entre el lapso de tiempo que dura una tarde con algo interminable y aburrido. Este verso proviene de Soledades. Galerías. Otros poemas, de Antonio Machado.

5. Sacudimiento extraño
que agita las ideas,
como huracán que empuja
las olas en tropel;

Esta composición pertenece a una de las Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer. Toda la estrofa encierra una comparación, los dos primeros versos hacen referencia a un pensamiento tan convulso y agitado que pareciera un huracán.

6. De veinte y cuatro quilates
es como un oro la niña [...]

El valor de la niña es tan alto que puede compararse con un metal precioso como es el oro. Poema extraído de Soledades y otros poemas, de Luis de Góngora.

Hipérbole: visión exagerada

7. La sangre recorre el mundo
enjaulada, insatisfecha.

El autor utiliza este recurso para denunciar el alcance y la cantidad de sangre derramada a causa de las guerras. Es un poema del Cancionero y romancero de las ausencias, de Miguel Hernández.

8. [...] y han rendido sus pendones
cien naciones a mis pies.

La hipérbole se encuentra recogida en el último verso, donde el autor relata el número de naciones que han sido derrotadas. Estos versos forman parte de La Canción del Pirata, de José de Espronceda.

9. Mas yo os prometo agora de pagaros
con mil siglos de amor
cualquiera instante [...]

Lope de Vega hace una promesa de amor eterno, estableciendo un período de tiempo que sobrepasa la vida humana. Es un fragmento de su obra Rimas sacras.

Metonimia: designar con otro nombre

10. Cuando cubra las montañas
de blanca nieve el enero [...]

Luis de Góngora utiliza el mes de enero para referirse al invierno en este fragmento de Soledades y otros poemas.

11. [...] y los de Flandes tornaron
a sus tierras a vivir.

El autor habla de los de Flandes, para referirse a los soldados que lucharon en Flandes. De la obra de José Zorrilla, Poesías.

12. [...] mas recibí la flecha de Cupido,
y amé cuanto ellas pueden tener de hospitalario.

Antonio Machado habla de la flecha de Cupido para manifestar el sentimiento del amor. Estos versos pertenecen a su obra Campos de Castilla.

Sinécdoque: la parte por el todo

13. [...] hallo el hierro cruel para la esposa
que a sus banderas tristes himnos canta;

En este pasaje de Jerusalén conquistada, Lope de Vega representa un arma o una espada mediante el hierro, material del que está fabricada.

14. [...]ni el Oriente
compró la honestidad con piedras finas.

Se generaliza mediante el Oriente, para hablar de los países o reinos que se encuentran en esa región. Versos de Francisco de Quevedo, Poemas metafísicos.

15. [...] en el palenque guerrero
le clavaron un acero
tan cerca del corazón [...]

El acero representa el arma con que el caballero fue herido. Versos pertenecientes a la obra Caso de Rubén Darío.

Anáfora: repetición de palabras iniciales

16. , que te jactas de mis tristezas.
, que de miserias te alimentas.

Estos versos anónimos recurren al pronombre al inicio de cada verso para dar énfasis al objeto de los reproches.

17. Si me sonríes cuando vengo a verte,
si comprendes que eres tú mi gente.

Es una estrofa en la que la introducción de cada uno de los versos se hace mediante la conjunción si, haciendo referencia a una serie de condiciones. La canción se llama Háblame de ti y el autor es Pedro José Herrero Pozo.

18. Defender la alegría como una trinchera,
defenderla del escándalo y la rutina,
de la miseria y los miserables [...]

En la Defensa de la alegría (Cotidianas) de Mario Benedetti, se utiliza esta figura mediante la repetición de la preposición de al inicio de los versos y a través de palabras cuya primera sílaba es también de-.

Prosopopeya: humanizar conceptos

19. Cansado leño mío,
hijo del bosque y padre de mi vida [...]

El autor habla del leño atribuyéndole sensaciones propias de los seres humanos. Poema de la obra Soledades de Luis de Góngora.

20. En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos [...]

En el Romancero gitano de Federico García Lorca son abundantes las referencias a la luna, que actúa como una representación de la mujer.

21. Y el aire tuvo piernas,
tronco, brazos, cabeza.

El autor habla del aire como un ente con atributos de persona. Fragmento de Oda a Platko, de Rafael Alberti.

Epíteto: anteposición de adjetivos

22. Hermosísimo invierno de mi vida,
sin estivo calor constante yelo, [...]

El adjetivo hermosísimo aparece precediendo a sus respectivo sustantivo. Es uno de los Poemas amorosos de Francisco de Quevedo.

23. Tienen las altas casas
abiertos los balcones
del viejo pueblo a la anchurosa plaza.

Este poema contiene varios epítetos, altas, abiertos, viejo, anchurosa, que califican esta localidad presente en los Campos de Castilla de Antonio Machado.

24. El brusco sol
desgarra la compleja oscuridad [...]

En este poema de Jorge Luis Borges extraído de Obras completas, podemos apreciar dos epítetos que acompañan a sol y a oscuridad respectivamente.

Alegoría: metáfora continuada

25. Sobre las capas relucen
manchas de tinta y de cera.
Tienen, por eso no lloran,
de plomo las calaveras.
Con el alma de charol
vienen por la carretera.

En esta composición el autor recurre a una alegoría para describir la esencia de la Guardia Civil española, haciendo referencias a los elementos más característicos de su uniforme. Es un poema extraído del Romancero gitano de Federico García Lorca.

26. ¡Oh lámparas de fuego,
en cuyos resplandores
las profundas cavernas del sentido,
que estaba oscuro y ciego,
con extraños primores
calor y luz dan junto a su Querido!

San Juan de la Cruz plasma en estos versos, que pertenecen a su obra Poemas, el efecto iluminador que tiene el amor para aquel que lo experimenta.

27. La fortaleza nombrada
está en los altos alcores
de una cuesta,
sobre una peña tajada,
maciza toda de amores,
muy bien puesta;

Este poema llamado Castillo de amor de Jorge Manrique, recrea una imagen en la que el sentimiento del amor se identifica con una construcción grande y robusta.

Aliteración: repetición de sonidos

28. El gallo Colibrí
era pelirrojo,
y era su traje
de hermoso plumaje.

Este poema infantil repite varias veces el sonido gutural de la letra j, probablemente con una intencionalidad didáctica que ayude a los niños a su correcta pronunciación. El poema es de Gloria Fuertes y se titula El gallo despertador.

29. Blas, el bobo de la aldea,
vive en no quebrado arrobo;

La aliteración está representada por la palabra Blas y la presencia de la letra b, que probablemente simboliza el balbuceo que Blas el bobo emite al hablar. Obra de Miguel de Unamuno, Poesías.

30. Pablito clavó un clavito, qué clavito clavó Pablito.

Es un trabalenguas popular que juega con la letra l, la cual se repite en la mayor parte de las palabras. Los trabalenguas son un sistema divertido para que los niños practiquen la correcta pronunciación de determinados sonidos.

Hipérbaton: alteración del orden de las palabras

31. Saeta que voladora
cruza
, arrojada al azar,
y que no se sabe dónde
temblando se clavará;

Durante toda la composición se puede observar que el orden de las palabras no es convencional, sino que pretende ajustarse a la rima y embellecer el texto. Gustavo Adolfo Bécquer, Rimas.

32. Corazón que entre dos piedras
ansiosas de machacarte,
de tanto querer te ahogas
como un mar entre dos mares.

La figura está representada a lo largo de los cuatro primeros versos donde el autor desmiembra la oración principal. Es un poema del Cancionero y romance de las ausencias de Miguel Hernández.

33. Son sus padres principales,
y es de nobles descendiente,
porque en las venas de Oriente
todas las sangres son reales;

En este poema encontramos que los verbos están antes que los sujetos y el orden de los dos últimos versos invertido. Estas alteraciones son necesarias para que el autor consiga un efecto de musicalidad mediante la rima. El poema es de Francisco de Quevedo y la obra Poderoso caballero es Don Dinero.

Ironía: sarcasmo y burla

34. ¿Quién los jueces con pasión,
sin ser ungüento, hace humanos,
pues untándolos las manos
los ablanda el corazón?

Francisco de Quevedo es un artista de la sátira y se sirve de la ironía para criticar a los jueces de forma elegante. Versos procedentes de la obra Poemas Satíricos.

35. Anacreonte español, no hay quien os tope,
que no diga con mucha cortesía,
que ya que vuestros pies son de elegía,
que vuestras suavidades son de arrope.

Luis de Góngora utiliza esta composición, de su obra Sonetos, para criticar los pies de su rival, Francisco de Quevedo.

36. Vosotras, musas del castalio coro,
dadme favor, en tanto
que con el genio que me distes canto
la guerra, los amores y accidentes
de dos gatos valientes;

El autor se sirve de la ironía para atacar a sus contrarios. La obra se titula La Gatomaquia y el autor es Lope de Vega.

Paradoja: idea contradictoria

37. Aquello todo tan rápido, tan viviente,
inmóvil sin embargo, [...]

El autor describe un mismo concepto como rápido e inmóvil, es decir que no sirve de nada moverse rápido sin saber dónde se va. Es un poema de Pablo Neruda, de su obra Residencia en la Tierra.

38. [...] el corazón se trastorna
lleno de nada saber.

El autor pone de manifiesto la sensación de frustración que provoca el desconocimiento de aquello que no es evidente para los sentidos. Versos de la obra En la gran oscilación de Fernando Pessoa.

39. [...]me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos.

La paradoja viene representada por el hecho de ver con los ojos cerrados. El autor intenta ver más allá de la apariencia de la persona, pues para apreciar el interior no es necesaria la vista. Julio Cortázar, Rayuela.

Oxímoron: términos incoherentes

40. Adiós, mi señora,
porque me es su gesto
chimenea en verano
y nieve en invierno [...]

Los elementos que se contradicen están presentes en los dos últimos versos. Luis de Góngora, en este poema de su obra Soledades, utiliza el tono burlesco para confesar a esa mujer que su presencia no es agradable.

41. Noche, fabricadora de embelecos,
loca, imaginativa, quimerista,
que muestras al que en ti su bien conquista
los montes llanos y los mares secos;

El autor atribuye a la noche el poder de la confusión o el engaño, ya que hace que el autor vea los montes llanos y los mares secos. Es un poema titulado A la noche, de Lope de Vega.

42. Esa música es alma. Y aunque no fuera
verdad tanta mentira
sería grato [...]

El autor utiliza en el mismo verso dos elementos antagónicos como son la verdad y la mentira. Gabriel García Márquez, Soneto casi insistente en una noche de serenatas.

Onomatopeya: representación de sonidos

43. Alicia había hablado con energía, pero el Sombrerero y la Liebre de Marzo la hicieron callar con sus ¡Chst! ¡Chst! [...]

En este fragmento la onomatopeya representa un sonido para pedir silencio. Pasaje de Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll.

44. Lo abrazó y le acarició la cabeza. 'Shhh, shhhh', susurraba.

Es un sonido que imita un susurro, un arrullo y la intención transmitir calma. Carlos Ruíz Zafón, El prisionero del cielo.

45. Clip-clop, clip-clop; el jinete se acercaba. El golpe de los cascos resonaba en el aire callado y neblinoso.

Es la representación del sonido que produce un caballo al caminar. J.R.R. Tolkien, La comunidad del anillo.

Sinestesia: mezcla de sentidos o sensaciones

46. Estoy triste
y no sé por qué;
he bebido amor,
y aún tengo sed.

Se mezcla la acción física de beber y la sensación de tener sed, como representación de una carencia, con un elemento emocional como es el amor, que por supuesto no resulta suficiente para saciar esa necesidad. Es un poema de Gloria Fuertes que forma parte de su Antología poética.

47. Por tu amor me duele el aire,
el corazón
y el sombrero.

Se atribuye al dolor un alcance tan extenso que incluso puede afectar a aspectos que nada tienen que ver con el cuerpo. Federico García Lorca, La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón.

48. Habrá un silencio verde
todo hecho de guitarras destrenzadas.
La guitarra es un pozo
con viento en vez de agua.

Gerardo Diego en este poema titulado Imagen, designa mediante un adjetivo visual, el color verde, un concepto propio del sentido auditivo que indica vacío, el silencio.

Pleonasmo: expresión redundante

49. Noche oscura. Ya Diana
entre turbios nubarrones, [...]

El autor caracteriza la noche como oscura, que ya es un rasgo característico de la noche. Versos del poema A Elena, de Edgar Allan Poe.

50. El mar azul que nos miraba,
cuando era nuestra edad tan frágil [...]

El autor califica el mar como azul, una cualidad que, de por sí, ya se le atribuye al mar. Poema desde un caracol de Gabriel García Márquez.

51. El sol resplandeciente
desde su claro Oriente
los rayos esparcía[...]

Esta fábula comienza diciendo que el sol es resplandeciente, resulta algo redundante porque el sol se caracteriza por brillar y emitir luz y calor. Felix María de Samaniego, Fábulas.

Perífrasis: más palabras de las necesarias

52 A las primeras luces ya se ha puesto en camino
y va cruzando el bosque con un pasito audaz.

La autora sustituye la palabra amanecer por las primeras luces. Poema titulado Caperucita roja de Gabriela Mistral.

53. Luz en redondo ciñe al día,
tan levantado: mediodía.

El primer verso es una clara alusión al sol. Poema de Jorge Guillén que pertenece a su obra Cántico.

54. Apolo y las hermanas todas nueve,
me darán ocio y lengua con que hable [...]

Las hermanas todas nueve es la forma por la que Garcilaso opta para llamar a las Musas. Garcilaso de la Vega, Égloga III.

Etopeya: descripción moral

55. Hobbit decente y respetable, el señor Drogo Bolsón, nunca dio mucho que hablar, hasta que se ahogó.

El autor hace una descripción de algunas cualidades del personaje. Pasaje de La Comunidad del Anillo, J.R.R. Tolkien.

56. Un hombre de tal naturaleza, dotado de una fuerza tan prodigiosa, de una energía tan extraordinaria y de un valor tan grande, no podía morir.

Este pasaje sirve como presentación de las múltiples virtudes del protagonista de la novela Sandokán de Emilio Salgari.

57. Tenía la cabeza cuadrada, el pelo hirsuto y el carácter voluntarioso de su padre. Aunque llevaba el mismo impulso de crecimiento y fortaleza física, ya desde entonces era evidente que carecía de imaginación.

Este fragmento de Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, es un muestrario de defectos y virtudes, tanto físicas como psicológicas.

Prosopografía: descripción física

58. Llevaba un puntiagudo sombrero azul, un largo manto gris y una bufanda plateada. Tenía una larga barba blanca y cejas espesas que le asomaban por debajo del ala del sombrero.

El autor realiza una descripción de la indumentaria y el aspecto del personaje. J.R.R. Tolkien, La Comunidad del Anillo.

59. Era un hombre de unos cuarenta años, de estatura regular y buena constitución; el subido color de su semblante ponía en evidencia su temperamento sanguíneo;

Aquí encontramos una descripción de la apariencia física y de algunos rasgos propios del carácter. Julio Verne, Cinco semanas en globo.

60. Al nacer, Rosa era blanca, lisa, sin arrugas, como una muñeca de loza, con el cabello verde y los ojos amarillos, la criatura más hermosa que había nacido en la tierra desde los tiempos del pecado original, como dijo la comadrona santiguándose.

Isabel Allende realiza en este pasaje de La casa de los espíritus un retrato detallado de la recién nacida.

Polisíndeton: repetición de conjunciones

61. Los perros y los lobos,
los ratones y los gatos,
las zorras y las monas,
los ciervos y los caballos.

En esta fábula encontramos un uso repetitivo de los nexos que sirve para manifestar la multitud de personajes que participan en ella. Felix María de Samaniego, Fábulas.

62. Y por tu rostro sincero.
Y tu paso vagabundo.
Y tu llanto por el mundo.
Porque sos pueblo te quiero.

Los tres primeros versos comienzan por la conjunción con la intención de enfatizar a cada una de las razones que sostiene su amor. Mario Benedetti, Poemas de otros.

63. Y la alfombra es puro helecho,
y los muros abedul,
y la luz viene del techo,
del techo de cielo azul.

Cada verso se inicia por la conjunción para resaltar las cualidades que, a ojos del autor, tiene la vida tranquila del campo en contraposición con la vida en la ciudad. Obra de José Martí titulada Versos sencillos.

Elipsis: omisión de elementos

64. Desgarrada la nube; el arco iris
brillando ya en el cielo,
y en un fanal de lluvia
y sol el campo envuelto.

El término omitido por el autor es arco iris, que a partir del segundo verso se da por entendido. Este poema pertenece a Galerías de Antonio Machado.

65. En las rosas el carmín, el bermellón, la onda penetrante de perfumes dulces; más allá las violetas, en grandes grupos, con su color apacible y su olor a virgen.

El autor evita mencionar de forma repetida las rosas y las violetas. Fragmento de la obra Azul de Rubén Darío.

66. Niña morena y ágil, el sol que hace las frutas,
el que cuaja los trigos, el que tuerce las algas,
hizo tu cuerpo alegre, tus luminosos ojos
y tu boca que tiene la sonrisa del agua.

El sol solo está presente en el primer verso, se prescinde del sujeto en el resto de acciones, para que no resulte repetitivo. Pablo Neruda, Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

Antítesis: oposición de conceptos

67. Llegó tan hondo el beso
que traspasó y emocionó a los muertos.
El beso trajo un brío
que arrebató la boca de los vivos.

Los conceptos enfrentados son los muertos y los vivos, ambos fueron afectados por la intensidad del beso. Miguel Hernández, Cancionero y romance de las ausencias.

68. Ríe, y su carcajada tiene notas
del agua fugitiva;
llora, y es cada lágrima un poema
de ternura infinita.

Gustavo Adolfo Bécquer ensalza dos emociones contrarias, la risa y el llanto, como elementos que resaltan la virtud de su amada desde dos vertientes opuestas. Rimas.

69. El mar escucha como un sordo [...

La antítesis está representada en los términos escuchar y sordo, con la que el autor trata de manifestar el poder y la superioridad del mar. Mario Benedetti, El silencio del Mar.

Asíndeton: supresión de nexos

70. Dale a tus males pasajeros
un billete solo de ida y así,
se irán, huirán, fluirán, caerán [...]

Estrofa de una canción en la que se expresan varias acciones sin nexo intentando representar la fluidez y el movimiento de los males al alejarse. Love of lesbian, Los males pasajeros.

71. No hay angustia comparable a tus ojos oprimidos,
a tu sangre estremecida dentro del eclipse oscuro,
a tu violencia granate sordomuda en la penumbra,
a tu gran rey prisionero, con un traje de conserje.

El autor compara una emoción negativa con una serie de elementos que representan el barrio neoyorkino de Harlem. Federico García Lorca, Poeta en Nueva York.

72. Yo soy viva,
soy activa;
me meneo,
me paseo;
yo trabajo,
subo y bajo;
no me estoy quieta jamás.

Tomás de Iriarte aporta al texto mediante este recurso un dinamismo propio del personaje, a través de la descripción de sus múltiples acciones. Es un fragmento de una de las Fábulas.

Descripción: representación detallada

73. Ella era hermosa, hermosa y pálida como una estatua de alabastro, uno de sus rizos caía sobre sus hombros, deslizándose entre los pliegues del velo como un rayo de sol que atraviesa las nubes.

Se realiza una descripción detallada del aspecto de la mujer, portadora de los misteriosos ojos verdes, y elemento en que se centra esta leyenda. Gustavo Adolfo Bécquer, Leyendas.

74. La familia Vicario vivía en una casa modesta, con paredes de ladrillos y un techo de palma rematado por dos buhardas donde se metían a empollar las golondrinas en enero.

El autor describe la residencia donde se desarrolla la vida de los protagonistas. Fragmento de Crónica de una muerte anunciada, Gabriel García Márquez.

75. En la memoria del viajero quedó intacto el valle profundo y neblinoso, cubierto de delgadas brumas, tenuísimas, que parecían avivar mejor los colores vegetales, contra lo que se puede y debe esperar de las brumas.

Esta es una de las muchas descripciones de paisaje que José Saramago entrega a lo largo de su obra, Viaje a Portugal.

Calámbur: juegos de palabras

76. Oro parece, plata no es.

En esta adivinanza popular la segunda parte de la frase se esconde la palabra plátano.

77. Este banco está ocupado
por un padre y un hijo.
El padre se llama Juan,
el hijo ya te lo he dicho.

En el primer verso se encuentra disimulado el nombre del hijo, Esteban. Adivinanza popular.

78. Un día que era muy frío,
me parece que era enero,
el Hada se quedó helada
y vinieron los bomberos.

En el tercer verso se hace un juego de palabras para decir que el hada tenía frío. Fragmento de El hada acaramelada de Gloria Fuertes.

Apóstrofe: invocación o llamamiento

79. Ea, servidores, los que estáis y los ausentes, coged en las manos hachas y lanzaos hacia aquel lugar que está a la vista.

Creonte hace un llamamiento a sus servidores, a quienes está dirigida la orden recogida en este fragmento de Antígona de Sófocles.

80. ¡Ayúdame, Dios mío! Grité desvanecida.
Mas Dios, tan alto estaba, que oírme no podía.

En este ejemplo la autora implora a Dios para que le conceda su ayuda. Rosalía de Castro, Hojas nuevas.

81. Y suena el corazón como un caracol agrio,
llama, oh mar, oh lamento, oh derretido espanto
esparcido en desgracias y olas desvencijadas.

En estos versos de Residencia en la Tierra, Pablo Neruda realiza una invocación múltiple con la intención de atraer la atención de tres entes.

Gradación: relación de intensidad

82. Nubes a la deriva, continentes
sonámbulos, países sin substancia
ni peso, geografías dibujadas
por el sol y borradas por el viento.

La gradación se encuentra representada por continentes, países y geografías. No sigue un orden determinado pero si las diferentes dimensiones de cada uno de los términos mencionados. Octavio Paz, Asueto.

83. Tenías la pasión que da el cielo de España,
la pasión del puñal, de la ojera y el llanto.

El puñal, la ojera y el llanto, son el medio que utiliza el autor para aumentar la intensidad. Versos de Libro de poemas, Federico García Lorca.

84. [...] pero ¡qué condimentos delicados
no añadieron después los reposteros!
Moles, dobles,hilados,
en caramelo, en leche,
en sorbete, en compota, en escabeche.

Tomás de Iriarte (Fábulas) expone una sucesión de expresiones para ensalzar a los reposteros.

Retruécano: distinto orden y sentido inverso

85. No es todo hacer una poesía para el pueblo,
sino un pueblo para la poesía, [...]

Estos versos intercambian sus términos para variar el sentido de la frase, recalcando la importancia que tiene que un pueblo sea culto. Gloria Fuertes, Historia de Gloria.

86. [...] que el de más duras entrañas
diera las entrañas por ellas.

Este recurso simboliza la vulnerabilidad del ser humano frente a la belleza y el amor. Rosalía de Castro, Cantares gallegos.

87. Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río, [...]

El autor juega con los términos tiempo, río y agua para entregarnos esta figura. Esta estrofa relaciona el concepto de río y tiempo, como dos elementos que fluyen de manera continua y sin esperar a nada ni nadie. Jorge Luis Borges, El hacedor.

Quiasmo: orden inverso, mismo sentido

88. [...] era bello su rostro, era un rostro tan bello
como el de las gitanas de Miguel Cervantes.

Rubén Darío en La gitanilla invierte el orden de las palabras que forman el tercer verso sin alterar su significado.

89. Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás [...]

El quiasmo se encuentra representado mediante el segundo y tercer verso, donde el autor cambia el orden de las palabras sin alterar el sentido. Antonio Machado, Campos de Castilla.

90. Corre el viento, el río pasa,
corren nubes, nubes corren
caminito de mi casa.

Corren nubes y nubes corren, es la manera que tiene Rosalía de Castro de entregarnos este recurso, con el que consigue un efecto sonoro sin desviar el sentido. Los versos pertenecen a su obra Cantares gallegos.

Ver también:

Cómo citar: Vicente, Eva (30/05/2022). "90 ejemplos de figuras retóricas y literarias". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/ejemplos-de-figuras-retoricas/ Consultado:

Eva Andrés Vicente
Eva Andrés Vicente
Licenciada en Filología Clásica por la Universidad Complutense de Madrid (2007).