Qué es la Suerte

La suerte, favorable o adversa, está asociada a la casualidad. En este sentido, no depende de la voluntad humana o divina, sino del azar o de las circunstancias fortuitas que la determinen.

Como tal, es una palabra que proviene del latín sors, sortis, que originalmente hacía referencia a la división de una tierra destinada al trabajo, esto debido al factor fortuna que hay siempre en que una tierra sea o no lo suficientemente productiva.

La suerte no tiene explicación; se encuentra más allá de toda comprensión humana, de sistemas lógicos, racionales o estadísticos, de allí que siempre haya gozado de una naturaleza enigmática que ha propiciado el desencuentro entre sus partidarios y detractores, es decir, quienes creen en su existencia pese a no poder explicarla, y aquellos que la consideran simplemente una superstición fundamentada en la necesidad humana de darle explicaciones mágicas a aquello que se ignora.

La suerte puede aludir sucesos venturosos o favorables inesperados, sin otra explicación posible más que la casualidad, así como puede referirse a hechos adversos, accidentales, que ocurren asimismo de manera imprevista: “Qué mala suerte: cada vez que me animo a sacar el carro hay tráfico”; “La buena suerte de Luis es increíble: adonde llega le va bien”.

En este sentido, hay quien decide confiar a la suerte una decisión o la resolución de algún problema o asunto, lo cual implica que no va a forzar las cosas sino dejar que fluyan naturalmente hacia su solución: “Dejemos esto a la suerte”.

Vea también Azar.

Cómo citar: "Suerte". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/suerte/ Consultado: