Los 4 grandes géneros literarios: características y subgéneros

Elena Martínez
Elena Martínez
Periodista, especializada en Historia e información cultural

Los géneros literarios son los grupos en que clasificamos a los textos, según su contenido. Existen cuatro grandes géneros literarios.

  • Narrativo.
  • Lírico o poético.
  • Dramático.
  • Didáctico.

Estos se dividen, a su vez, en subgéneros.

Género narrativo

La narrativa es el género que se caracteriza, principalmente, por contar historias. Se trata de un género donde abundan las descripciones, tanto de personajes, como de situaciones o escenarios. Su forma de expresión natural es la prosa, aunque incluye a menudo diálogos o elementos propios de otros géneros.

Podemos clasificar a las narraciones según el narrador de la historia:

Narrador en tercera persona: Se trata de un narrador que conoce, observa y describe lo que sucede y que lo hace desde fuera, sin formar parte activa del relato.

Narrador en primera persona: En este caso el narrador forma parte del relato, por lo que aporta siempre una visión subjetiva.

Narrador en segunda persona: Se trata de un narrador que habla directamente al lector o a otro u otros personajes de la historia y que permite, así, conocer los hechos.

Atendiendo al contenido y forma de la narración, podemos dividir al género narrativo en seis subgéneros:

El cuento

Relata una historia, real o ficticia y relativamente sencilla, a través de personajes y situaciones. Se divide en tres partes básicas: introducción, nudo y desenlace y por lo general responden a un esquema narrativo tradicional.

Aunque tienen un origen oral, existen cuentos escritos desde hace alrededor de 5.000 años, por lo que se trata de un género muy antiguo.

Si nos fijamos en su contenido, podemos hablar de cuentos de hadas, de terror, etc. Suelen responder a las fórmulas propias del folclore popular.

El relato

Incluye todo tipo de narraciones de corta duración, que relatan una historia real o ficticia, aunque no sigue necesariamente los esquemas tradicionales del cuento.

Su estructura y contenido depende fundamentalmente del autor y en mucha menor medida de la tradición popular.

El relato incluye con más frecuencia que el cuento, historias reales o ficciones basadas en la realidad.

La novela

De trama larga y por lo general compleja, la novela nos cuenta una historia real o ficticia, a través de una miríada de personajes y situaciones. Su relato puede atender a la línea temporal de los acontecimientos o romper con ella. Se trata del género narrativo por excelencia, pues permite el más amplio desarrollo de todos los recursos narrativos.

Además, puede incluir también diálogos, textos poéticos o didácticos, fusionando diferentes géneros con facilidad.

Existen novelas desde la Edad Antigua y aunque durante la Edad Media se produce un desarrollo todavía mayor del género, es partir de la Edad Moderna, con la llegada de la imprenta, con lo que la novela aumenta drásticamente su producción y su difusión.

Podemos encontrar novelas de todo tipo: románticas, policíacas, de terror, caballerescas, costumbristas, bélicas, etc.

La fábula

Se trata de un relato con un final moralista. Es decir, la fábula busca narra una historia ficticia con el objetivo de aportar una lección moral para el lector.

Suele entremezclar personajes humanos, animales o también objetos animados y responde a las creencias o valores compartidos de una determinada comunidad o cultura.

Las historias narradas en las fábulas buscan aportar una enseñanza a lector sobre la vida, el bien y el mal.

Tienen su origen en la tradición oral.

La leyenda

Se trata de un relato que entronca con la tradición e historia de una determinada comunidad, narrando acontecimientos que mezclan elementos reales y ficticios sobre el pasado común. Sus protagonistas se presenten a menudo como reales ante la comunidad, aunque con características sobrenaturales, mágicas o fuera de lo común, que los hacen destacar por encima del resto.

Proceden de la tradición oral, pero se han trasmitido también escritas. Con el tiempo suelen sufrir alteraciones en su contenido, fruto del paso del tiempo y de los distintos narradores.

El mito

Los mitos son narraciones que cuentan el pasado y los hitos fundacionales de una determinada comunidad. También explican fenómenos cuyo origen es o fue desconocido para esa comunidad, como los meteorológicos, astronómicos, etc.

Al carecer de veracidad histórica, se trata de relatos ficticios, aunque cuenten con elementos propios de la realidad vivida por un pueblo. En ellos se mezclan protagonistas humanos, con dioses o héroes de cualidades extraordinarias.

Al igual que la leyenda, incluye también valores y creencias compartidas por la mayoría de los miembros de dicha comunidad.

Género lírico

La lírica es el género propio de los sentimientos. A través de ella se expresan emociones, está conectado a los sentidos. Su característica principal es la expresividad y su género por excelencia el poema.

La forma natural de los poemas es el verso, aunque algunos subgéneros utilizan también la prosa poética. Dentro del verso podemos encontrar formas rimadas, cadencias o disposiciones acentuales marcadas.

Los textos líricos se suelen clasificar, a su vez, en función de cuatro elementos:

El hablante: quién expresa la emoción o el sentimiento.

El objeto: aquello sobre lo que se expresa la emoción o el sentimiento.

La actitud: forma en que se expresa la emoción.

Temple: estado de ánimo propio del texto.

La lírica se divide, además, en dos grandes grupos:

Géneros mayores

Compuesto por 6 subgéneros:

Oda: poema que exalta el objeto lírico.

Egloga: monólogo o diálogo amoroso. Se centra en el hablante y sus sentimientos.

Elegía: exaltación del sentimiento del hablante lírico.

Canción: poema de gran musicalidad, que busca ser acompañado de instrumentos.

Himno: poema de alegría y celebración.

Sátira: poema de carácter burlesco.

Géneros menores

Destacan fundamentalmente tres, propios del cantar popular:

El madrigal: poema corto y de carácter romántico.

La letrilla: poema en estrofas, cuyo objetivo es ser musicalizado.

Epigrama: poema muy corto y de tono burlesco, como la sátira.

Género dramático

El drama es el género propio de las obras de teatro. Reproduce escenas entre distintos personajes, mostrando sus acciones, pero también sus sentimientos o voz interior. Su forma natural es el diálogo o el monólogo. Se escribe a través de guiones, que incluyen también descripciones de los escenarios donde se desarrolla la obra.

Está ligado, por tanto, a la historia del teatro y su origen se encuentra en la Antigua Grecia. Son textos a cuya representación se añaden elementos no verbales, como la luz, el sonido, etc., que aportan un valor añadido al texto.

Suelen estar dividido en escenas y actos. Otros términos propios del género son:

La acotación: pequeños apartados que se usan para explicar detalles importantes en el desarrollo de la obra.

El aparte: pensamiento en voz alta de alguno de los personajes, que realiza apartado del resto.

El mutis: indica la salida de la escena de alguno de los personajes.

Al igual que la lírica, en el drama se habla de dos grandes clases de géneros.

Géneros mayores

La tragedia: Presenta los problemas y conflictos propios de la vida de los seres humanos de forma cruda. Por tanto, son obras que abordan temas como el amor, la muerte, el poder, la traición, los celos, los infortunios, la luchas, etc. y que lo hacen con los sinsabores propios de la vida.

La comedia: Presenta los mismos problemas y conflictos propios del ser humano, pero bajo un tono de humor.

La tragicomedia: Mezcla elementos de ambos géneros.

Géneros menores

Farsa: obra breve, cuyo objetivo es caricaturizar personajes o situaciones.

Sainete: pieza corta y de tono burlesco.

Auto o auto sacramental: drama litúrgico propio de la Edad Media.

Entremés: pieza breve, cuyo objetivo es representarse entre jornadas teatrales.

Vodevil: obra ligera, que incluye también representaciones musicales.

Género didáctico

La didáctica es el género mediante el cual se transmiten conocimientos a través de la escritura. Tiene una finalidad puramente divulgativa y se desarrolla mediante textos descriptivos.

Su origen es prácticamente tan antiguo como el lenguaje escrito. Existen diferentes subgéneros, en función del conocimiento o información que buscan transmitir.

Textos educativos

Son textos destinados a la enseñanza y transmisión de conocimientos específicos. Están adaptados al nivel del receptor, desde niños hasta textos científicos o expertos en cualquier materia.

Existen diferentes formatos: lecturas, lecciones magistrales, textos de preguntas y respuestas, etc.

Ensayos

Texto que ofrece una opinión argumentada sobre determinado tema. Suelen ser textos largos, que sintetizan diferentes ramas del conocimiento y donde se muestran diferentes puntos de vista para llegar a una conclusión o conclusiones finales.

De extensión muy variada, abordan cualquier tipo de conocimiento o información. Por eso existen ensayos históricos, periodísticos, políticos, científicos, etc.

Tratados

Los tratados son textos que necesitan de conocimientos previos para ser comprendidos en su totalidad. Ofrecen información específica sobre una materia determinada. Están escritos por especialistas y sujetos a revisiones por parte de pares u otros expertos en la materia.

Poema didáctico

Género que busca transmitir conocimientos mediante la escritura en verso. Sus orígenes se encuentran en la Antigua Grecia.

El islam ha hecho también un uso extenso de este tipo de textos didácticos.

También te puede interesar: Qué es la literatura

Cómo citar: Martínez, Elena (04/11/2022). "Géneros literarios". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/generos-literarios/ Consultado:

Elena Martínez
Elena Martínez
Licenciada en Periodismo (2006) y Diplomada en Historia (2004), con Máster en Radio (2009).