Liberalismo Económico

Frank Arellano
Revisión por Frank Arellano
Profesor de Historia

Qué es el liberalismo económico

El liberalismo económico es una teoría socioeconómica que se fundamenta en los principios de la libertad individual, el respeto incondicional a la propiedad privada y la imposición de límites al poder del Estado. Esto con el fin de que el gobierno no interfiera, o intervenga muy poco, en los asuntos económicos.

La corriente de pensamiento económica liberal surgió en el siglo XVIII, durante la época de la Ilustración. Esta tuvo sus raíces en las ideas del filósofo Adam Smith, quien en su libro La riqueza de las naciones (1776), ya sostenía que el comercio libre generaba los mecanismos más eficientes para la producción de bienes y riquezas.

También en ese contexto histórico, en Europa se enfrentaban los intereses de la naciente clase burguesa con los poderes tradicionales del sistema político monárquico absolutista.

Como consecuencia, las revoluciones burguesas produjeron cambios sociales y económicos acentuados entre 1789 y 1848, lo que trajo consigo la aparición del Estado liberal. Así, el liberalismo se transformó en la ideología económica y política predominante tanto en Europa como en América.

En ambos continentes se pusieron en marcha profundas reformas en el siglo XIX. Estas promovían el aumento del comercio a través de la eliminación de barreras para el intercambio de productos, la baja de las tarifas, y el otorgamiento de permisos a entidades financieras para desarrollar los mercados nacionales.

Características del liberalismo económico

Defiende el concepto del interés individual

Para los economistas liberales, los intereses particulares actúan como motor del bienestar social. Sostienen que los productores venden sus mercancías para obtener ganancias y no porque estén preocupados por los consumidores.

El ánimo de ganancia personal del vendedor tiene como efecto secundario que ofrezca bienes de calidad y baratos. Eso favorece a los consumidores, pues pueden acceder a mejores productos, a la vez que los vendedores aumentan sus utilidades. Visto así, todos se benefician.

Confía en la eficacia del libre mercado

Los promotores de la economía liberal declaran que las propias fuerzas de un mercado libre y competitivo crea los incentivos para que haya crecimiento económico y este se disemine en toda la sociedad.

A través de la metáfora de la mano invisible que guiaba a los mercados, Adam Smith manifestaba que las dinámicas de la oferta y la demanda fomentarían la creación de riquezas y el equilibrio de la economía. Todos orientarían sus actividades a producir el máximo valor.

Propone la limitación del gobierno en materia económica

Los pensadores liberales clásicos insistían en que la intrusión del gobierno en asuntos económicos distorsionaba el desarrollo natural de los mercados. Esto hizo que desde el siglo XVIII se popularizara la frase "laissez faire, laissez passer", que significaba "dejen hacer, dejen pasar".

Así, comerciantes, empresarios y mercaderes protestaban con el objeto de conseguir la libre circulación de productos, de capital y de trabajadores. El liberalismo económico reduce el Estado al rol de protector de los derechos de propiedad, a ser garante del cumplimiento de los contratos y a mantener la seguridad.

Impulsa las prácticas capitalistas de mercado

Las ideas económicas liberales durante el siglo XVIII se presentaron como una alternativa a las prácticas del mercantilismo. Los mercantilistas respaldaban la protección ofrecida por los gobiernos a las industrias nacionales porque consideraban que el comercio solo favorecía a quienes exportaban y perjudicaba a quienes importaban.

Según los mercantilistas, cada país podía enriquecerse a expensas de los otros al recibir y acumular su oro y su plata. Ante esto, los economistas liberales se preocuparon por mostrar que era mejor tener mercados abiertos, puesto que el comercio no era un juego se suma cero y beneficiaba a todas las partes involucradas.

Te puede interesar Capitalismo

Ejemplo de liberalismo económico: Inglaterra

El caso más emblemático de liberalismo económico en el siglo XIX fue el inglés. En Inglaterra, se dio un amplio margen a la libertad de empresa y se derogaron numerosas leyes arancelarias, esto es, de impuestos al comercio.

En los debates parlamentarios del Reino Unido, entre 1820 y 1830, se bloquearon leyes que pretendían instaurar restricciones aduaneras a los productos manufacturados. Se formó una liga de comerciantes en contra de las leyes proteccionistas sobre los cereales y, ya para 1860, la mayoría de los aranceles habían desaparecido.

Testimonios de visitantes extranjeros muestran cómo se impresionaban ante las libertades de los ingleses y la poca incidencia de las restricciones gubernamentales en su creciente economía.

El lado opuesto de tal crecimiento era que muchas labores no estaban reguladas y pasaron por alto la explotación laboral de muchos trabajadores y la existencia del trabajo infantil. Con el tiempo, se debieron redactar leyes para reformar los efectos colaterales negativos de un mercado completamente libre.

liga anti proteccionista

Grabado que representa una reunión de la "Liga en contra de la ley del maíz" (1846), en el Exeter Hall.

Representantes del liberalismo económico

Adam Smith (1723-1790)

Economista y filósofo escocés considerado el padre del liberalismo económico. Entre sus principales aportes al análisis económico estuvo observar que la riqueza de una nación se generaba por el trabajo y no por la acumulación de metales preciosos.

Smith advertía que las constituciones estatales debían proteger el "derecho inalienable y sagrado" de la propiedad. Confiaba en que la conducta humana llevaría naturalmente al hombre a buscar su propio beneficio, potenciando el proceso productivo de la nación y, por consecuencia, propagando bienestar al resto de la sociedad.

David Ricardo (1772-1823)

Economista inglés de origen judío sefardí, fue uno de los máximos exponentes de la escuela liberal clásica, miembro del parlamento y empresario. Una de sus obras más notables fue Principios de economía política y tributación (1817).

Entre los aportes sobresalientes de este libro está la teoría de las ventajas competitivas. Con esta, ampliaba el análisis de A. Smith sobre la división del trabajo. Ricardo planteaba que los países debían dedicarse a producir los bienes que ya hacían de forma eficiente, y comprar de otros los bienes que no pudieran producir con eficacia.

Jean Baptiste Say (1767-1832)

Economista de origen francés, fue también un exitoso empresario de la industria textil. En 1803, publicó su Tratado de economía política, en el que sistematizaba ideas presentes en el texto La riqueza de las naciones de A. Smith.

Críticas al liberalismo económico

Durante el siglo XIX, el liberalismo económico ganó terreno. El crecimiento de los mercados y de los factores de producción impulsó que los gobiernos, influenciados por los industriales, comerciantes e inversionistas, adoptaran medidas económicas de corte liberal.

Sin embargo, esto pronto atrajo críticas desde diversos sectores de la sociedad. La brecha entre los que se lucraron con el mercado, y aquellos que no, se amplió.

De esa grieta social surgieron movimientos sindicalistas, marxistas, proteccionistas y, en el siglo XX, keynesianos. Tales movimientos buscaron una organización económica más eficiente, ya fuera para atajar las crecientes desigualdades sociales o para generar crecimiento económico y distribución de las riquezas a partir de la planificación.

Hoy en día, suele afirmarse que el liberalismo económico camina de la mano con los principios del liberalismo político. Entre esos principios están el respeto a la ley, a las libertades, el estado de derecho, la separación de poderes y el orden democrático.

Bibliografía

Morazé, Charles (1965) El apogeo de la burguesía. Labor.

Smith, Adam (1776) An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations. Edición digital de Colin Muir & David Widger para The Project Gutenberg, en: gutenberg.org/files/3300/3300-h/3300-h.htm#chap06

Tames, Richard (2005) Economy and Society in 19th Century Britain. Routledge.

Vérez, Jean (2016). "Economic liberalism: Advantages and limitations", en L'Europe en Formation, 381, 33-42.

Vea también:

Cómo citar: (29/12/2022). "Liberalismo económico". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/liberalismo-economico/ Consultado:

Frank Arellano
Revisión por Frank Arellano
Profesor de Historia y Ciencias Sociales durante más de 15 años. Licenciado en Historia (2010) y magíster scientiae en Lingüística (2015) por la Universidad de Los Andes en Mérida.