Qué es la monarquía: características y tipos

Elena Martínez
Revisión por Elena Martínez
Periodista, especializada en Historia e información cultural

La monarquía es el régimen político que tiene como jefe del Estado a un monarca. El cual es elegido para su cargo por herencia o linaje, por lo que también se conoce como monarquía, a toda la familia real de un Estado.

De esta forma, monarquía se equipara al concepto de realeza y podemos hablar de monarquía española, británica, belga, etc.

Además, durante la Edad Moderna se consideró que muchos monarcas europeos lo eran también por derecho divino. De esta forma el poder político estaba unido al religioso.

Características de la monarquía

  • El monarca es la máxima autoridad del Estado y, en el caso de las monarquías autoritarias o absolutas, estos ejercen todos los poderes del Estado: el ejecutivo, el legislativo y el judicial.

  • Es escogido para el cargo por herencia o linaje. En una gran cantidad de ocasiones el primogénito es elegido. En algunas ocasiones la herencia monárquica permite que las mujeres de la familia real accedan también al cargo, pero en la mayoría de los casos no.

  • El territorio sobre el que el monarca ejerce su autoridad es conocido como reino.
  • El lugar ocupado por el rey o monarca es conocido como "trono", por ser el espacio físico en el que tradicionalmente se sentaban los monarcas en Europa.
  • Las monarquías tienen símbolos y tradición propias, que perduran a lo largo del tiempo. Incluso, las monarquías constitucionales recoge y guardan la simbología de los monarcas absolutos o autoritarios que las precedieron.

Vea también: Reino

Tipos de monarquía

Las monarquías pueden dividirse en democráticas o autoritarias. Y en función a estas características, existe la siguiente clasificación.

Monarquía constitucional y parlamentaria

La monarquía constitucional surgió en Europa a finales del siglo XVIII, después de la Revolución Francesa. Aunque algunas de sus ideas no eran totalmente desconocidas para la monarquía británica desde el siglo XVI.

Desde mediados del siglo XIX, la monarquía constitucional presenta con frecuencia una forma democrática de Estado con normas constitucionales que se derivan de esa forma.

En la Monarquía Constitucional o Monarquía Parlamentaria existe un Parlamento (elegido por el pueblo) que ejerce el Poder Legislativo. Al no tener la función legislativa, el rey tiene el papel de garantizar el funcionamiento normal de las instituciones.

Por tanto, como suele decirse, 'el rey reina, pero no gobierna', una expresión de Adolphe Thiers. Es elegido un primer ministro como jefe de gobierno, cuyas acciones son controladas por un parlamento. Japón es la monarquía más antigua del mundo y tiene un sistema de gobierno parlamentario.

Monarquía absoluta

La monarquía absoluta fue la forma de gobierno dominante en la mayoría de los estados europeos entre los siglos XVI y XVIII. En este tipo de monarquía, el rey era el jefe supremo de la nación, sin restricciones en términos políticos, ejerciendo el Poder Ejecutivo y el Legislativo. Era el principal responsable por el destino del pueblo. La famosa frase "el Estado soy yo", del rey francés Luis XIV, reproduce la forma de gobierno de los monarcas absolutos de ese período.

La monarquía absoluta se estableció en medio de las dificultades de rendición de cuentas de los grandes señores feudales que condicionaban en exceso su apoyo al rey. Durante el siglo XVIII, la monarquía absoluta cambió de carácter, se intentaron realizar reformas para introducir nuevos organismos necesarios.

Monarquía electiva

Otra forma de gobierno monárquico, es la Monarquía Electiva, en la que el jefe de gobierno es elegido por votación y tiene cargo vitalicio. La Ciudad del Vaticano es un ejemplo de una monarquía electiva, siendo el Papa el líder supremo.

Origen y evolución del concepto de monarquía


De acuerdo con la tradición aristotélica, la monarquía es la forma política en la que el poder supremo del Estado se concentra en la voluntad de una sola persona. Se consideraba que la legitimidad del monarca provenía de un derecho divino sobrenatural y la soberanía se ejercía como un derecho propio.

En la Edad Antigua algunos Estados se consideraban monárquicos, pero fue durante la Edad Media y, principalmente, la Edad Moderna, cuando aumentan de forma drástica las monarquías en Europa. En un primer momento reinos y posteriormente imperios, pasaron en muchos casos de monarquías autoritarias a monarquías absolutas.

Finalmente, después de la Revolución francesa, llega la decadencia paulatina de las monarquías europeas. Y en los dos siglos posteriores estas, o bien desparecen o bien se convierten en monarquías constitucionales o parlamentarias. En este último caso las monarquías perdieron algunas de sus características principales y su poder es más simbólico que material.

Vea también: Estado

El mito del derecho divino


El mito del 'derecho divino' de los reyes se basaba en la idea de que Dios o los dioses escogían al rey para estar en el poder y este sólo era responsable ante Él o ellos, como ocurría con los faraones de Egipto o los emperadores romanos.

Aunque esto actualmente es un mito, algunas monarquías parlamentarias, siguen vinculadas a una determinada religión. Por ejemplo, España al catolicismo, Reino Unido al protestantismo, Arabia Saudita al Islam, etc.

También te puede interesar

Cómo citar: (23/08/2022). "Monarquía". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/monarquia/ Consultado:

Elena Martínez
Revisión por Elena Martínez
Licenciada en Periodismo (2006) y Diplomada en Historia (2004), con Máster en Radio (2009).