Seres vivos

¿Qué son los seres vivos?

Los seres vivos u organismos son todas las estructuras complejas que cumplen funciones como la alimentación, el desarrollo, la reproducción y las interacciones con otros organismos, incluyendo el intercambio energético con el medio que los rodea. Es decir, son todos los organismos como células, animales, plantas y hongos.

Entre otros rasgos, los seres vivos se caracterizan por tener una organización celular, responder a estímulos, adaptarse al medio ambiente y cumplir funciones vitales como la nutrición y la reproducción.

El ciclo de vida de los seres vivos abarca el nacimiento, el crecimiento, la reproducción y la muerte. Para sobrevivir, necesitan obtener energía a través de la nutrición.

La estructura de los seres vivos se forma con células. Existen seres vivos unicelulares y pluricelulares. Los unicelulares están formados por una célula, como las bacterias. Los pluricelulares están formados por muchas células. Estas forman tejidos; los tejidos forman los órganos, y los órganos dan lugar a un ser vivo, como los animales.

La diferencia básica entre seres vivos y no vivos radica justamente en que los primeros están formados por células, mientras que los elementos no vivos no las poseen en lo absoluto. Algunos ejemplos de elementos no vivos son el agua, la arena, los metales y las rocas.

Características de los seres vivos

seres vivos

Aunque existe una amplia diversidad de seres vivos, todos comparten ciertas características:

Tienen diversos niveles de organización celular. Algunos organismos son unicelulares, mientras que otros son pluricelulares. Según esto, la estructura tiene varios niveles de organización, que puede ir desde biomoléculas hasta la formación de tejidos, huesos y órganos de seres vivos más complejos.

Se desarrollan y reproducen. Los organismos cumplen con un ciclo de vida que abarca el nacimiento, el desarrollo, la reproducción y la muerte. Esto implica una serie de cambios internos y externos (aumento de tamaño, peso, forma, etc.). En un punto de su desarrollo están listos para reproducirse, bien sea de forma sexual o asexual.

Cumplen funciones vitales. Todos los seres vivos ejecutan funciones de nutrición, metabolización y excreción. Esto significa que tras alimentarse, hacen un proceso llamado metabolismo, que consiste en la absorción, transformación y liberación de energía necesaria para sus actividades esenciales. Luego, el organismo se encarga de expulsar los desechos tóxicos mediante la excreción.

Responden a los estímulos. Todo ser vivo tiene la capacidad de recibir estímulos del ambiente, procesarlo y tomar esa información para generar una respuesta de corto o largo plazo. Un animal que huye al escuchar a sus depredadores está respondiendo a un estímulo.

Son capaces de autorregularse. Todos los organismos tienen la capacidad de autorregularse para compensar internamente los cambios que ocurren en el ambiente. Esta capacidad se conoce como homeostasis y es vital para la supervivencia. Un ejemplo de homeostasis es la transpiración humana, la cual permite mantener la temperatura interna del organismo.

Se adaptan al medio ambiente. Cualquier organismo vivo tiene la capacidad para adaptarse al ambiente que lo rodea. De esta forma asegura la propia supervivencia y la de su especie.

Te puede interesar:

Clasificación de los seres vivos

seres vivos1. Reino Animalia. 2. Reino Plantae. 3. Reino Fungi. 4. Reino Protozoa. 5. Reino Chromista. 6. Reino Archaea. 7. Reino Bacteria.

En la actualidad, los seres vivos se clasifican en siete grandes grupos llamados reinos de la naturaleza. Veamos cuáles son y en qué consisten.

Reino Animalia (animales)

En este reino están todos los organismos pluricelulares con núcleo celular definido que respiran oxígeno, se alimentan de otros organismos, se mueven de manera autónoma y se reproducen sexualmente.

Por ejemplo, las aves, los peces, los reptiles, los mamíferos y, entre estos últimos, el ser humano.

Reino Plantae (plantas)

Son organismos pluricelulares con núcleo celular definido que, a diferencia de los del reino Animalia, no necesitan alimentarse de otros organismos, no tienen autonomía de movimiento y su reproducción puede ser sexual o asexual. En resumen, nos referimos a las plantas en su conjunto.

Por ejemplo, la orquídea (Orchidaceae) o el árbol de cerezo (Prunus).

Reino Fungi (hongos)

Reúne a los organismos pluricelulares que, al igual que las plantas, tienen ¡núcleo celular definido, respiran oxígeno y son inmóviles. Sin embargo, su alimentación puede ser parasitaria o provenir de los desechos de otras especies. Asimismo, se reproducen por esporas, sea sexual o asexualmente.

Por ejemplo, el Penicillium chrysogenum y la levadura de cerveza (Saccharomyces cervisiae)

Reino Chromista (cromistas)

Son organismos con núcleo celular definido y capaces de hacer fotosíntesis. Tienen una capa celular que los protege, y en ella tienen una estructura de cilios, la cual les permite desplazarse.

Por ejemplo, las diatomeas, un tipo de algas unicelulares.

Reino Protozoa (protozoarios)

Agrupa a ciertos organismos microscópicos unicelulares que no pueden considerarse cromistas. Normalmente, respiran oxígeno y se alimentan de otros organismos unicelulares, aunque existen algunas excepciones. Pueden reproducirse sexual o asexualmente.

Por ejemplo, las amebas y los protozoarios.

Reino Archaea (arqueas)

Este reino está formado por organismos cuyas células no tienen un núcleo diferenciado (células procariotas). Pueden alimentarse de otros seres vivos o ser autónomas. Se reproducen asexualmente por fisión binaria. Las arqueas nunca son patógenas.

Por ejemplo, las arqueas metanógenas que se encuentran en el intestino de ciertos animales.

Reino Bacteria (bacterias)

Está conformado por organismos procariotas cuyas células no tienen núcleo diferenciado. Las bacterias están recubiertas por una pared que las protege del medio exterior, la cual contiene peptidoglicano, cosa que no contienen las arqueas. Algunas bacterias son patógenos.

Por ejemplo, la bacteria Escherichia coli.

Ver también:

Composición química de los seres vivos

Los seres vivos comparten una composición química conformada por bioelementos o elementos biogénicos. Los bioelementos se dividen en dos grandes grupos:

  • Elementos químicos primarios: reciben este nombre porque se encuentran presentes en todas las formas de vida que se conocen y, además, su proporción alcanza el 96%. Estos son: carbono, oxígeno, hidrógeno, fósforo, azufre y nitrógeno.
  • Elementos químicos secundarios: se llaman secundarios porque se encuentran en menor proporción que los primarios. Aunque son muchos, entre ellos podemos nombrar los siguientes: sodio, calcio, potasio, yodo, hierro, magnesio, silicio, cobre, flúor, manganeso, boro y cloro.

Los bioelementos forman biomoléculas, es decir, compuestos orgánicos e inorgánicos que están presentes en los seres vivos. Entre los compuestos orgánicos están los glúcidos, los lípidos, las proteínas y los ácidos nucleicos. Entre los compuestos inorgánicos están el agua y las sales minerales.

Cómo citar: "Seres vivos". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/seres-vivos/ Consultado:

Fecha de actualización