Personaje

¿Qué es un personaje?

Un personaje es un ser animado real o ficticio que actúa en un relato (literario, dramático o visual). Es decir, un personaje es un ente al que se le atribuyen una serie de acciones, palabras y/o pensamientos en el marco de una historia.

Los personajes pueden ser personas, animales, cosas animadas, seres fantásticos o seres sobrenaturales. En todo tipo de relato o narración hay personajes. Por ejemplo, obras de teatro, novelas, cuentos, películas, series de TV o, incluso, pinturas o esculturas que cuentan historias.

También se usa la palabra personaje para referir a aquellas personas cuyas cualidades (positivas o negativas) las hacen sobresalir, lo que genera una serie de historias o mitos en torno a su figura. El ejemplo más paradigmático son los llamados personajes históricos. También aplica para referir a los llamados "personajes cotidianos" (compañeros de trabajo, vecinos, profesores, etc.).

Tipos de personajes

En la teoría literaria y dramática, los personajes se clasifican según su función y configuración. Cuando hablamos de la función de los personajes, nos referimos al propósito y al sentido de su presencia dentro del relato. De acuerdo a esto existen personajes principales y secundarios.

A su vez, estos personajes pueden tener diferentes cualidades, de las que brotan otros criterios de clasificación, indistintamente de su grado de importancia en el relato. En este sentido, pueden clasificarse como personajes redondos y planos; personajes estáticos y dinámicos; personajes característicos; arquetipos y estereotipos.

Personajes principales

Los personajes principales son aquellos en los que se centra la trama de la historia, ya que conducen y dominan el relato. Estos se dividen en protagonistas y antagonistas. En términos generales, los personajes principales deben transitar de una situación “A” a una situación “B”.

  • Protagonista: el protagonista es aquel personaje en el que se centra el argumento principal, es decir, el que organiza y moviliza todo el relato. Puede ser un héroe o un antihéroe. También puede haber más de un protagonista, en cuyo caso se habla de co-protagonista. Un ejemplo es el príncipe Hamlet, en la obra Hamlet, príncipe de Dinamarca de William Shakespeare.
  • Antagonista: el antagonista tiene por función oponerse al tránsito o al plan del protagonista o los protagonistas. De esta manera, crea mayor tensión dramática en torno al conflicto principal. Un ejemplo de antagonista es Claudio, hermano del rey Hamlet, al que asesina para hacerse del trono, en la obra Hamlet, príncipe de Dinamarca de William Shakespeare.

Personajes secundarios

Los personajes secundarios son aquellos que tienen por función dar apoyo o soporte a los protagonistas y antagonistas. En este sentido, complementan a los personajes principales. En el cine, los personajes secundarios suelen ser llamados también personajes de reparto.

Personajes redondos y personajes llanos

Se llama personajes redondos a aquellos personajes complejos que expresan diversas dimensiones y encarnan un conflicto interior importante. Dadas sus características, están expuestos a sufrir transformaciones a lo largo del relato que suelen sorprender al lector. Esta cualidad hace que los personajes ganen en profundidad.

Los personajes llanos o planos son personajes de muy pocas características o características simples, que no expresan una faceta dominante y que, además, no acusan un conflicto interior. Por lo tanto, suelen ser también bastante estables y fácilmente identificables como buenos o malos.

Personajes dinámicos y estáticos

Los personajes dinámicos son aquellos que solo podemos descubrir y comprender a través de lo que revelan sus acciones, palabras y pensamientos expuestos en el texto, de manera que nunca están acabados. Los personajes dinámicos están siempre en movimiento, es decir, siempre sufren procesos de transformación

Los personajes estáticos son aquellos que podemos conocer a través de la información que nos suministra el narrador. Estos personajes normalmente dan cuenta de un modelo socialmente establecido, que puede ser económico (el jefe autoritario), psicológico (la joven sentimental), intelectual (el sabelotodo) o religioso (el cura).

Arquetipos y estereotipos

Un personaje arquetípico es aquel cuyas cualidades lo convierten en un modelo de referencia primordial en el inconsciente colectico. La palabra arquetipo proviene del griego arjé, que quiere decir 'fundamental', 'origen' o 'principio', y tipo, que quiere decir 'modelo'.

Un ejemplo lo representa el personaje de Ulises u Odiseo en la obra La odisea, que se ha convertido en un arquetipo del héroe occidental.

Un estereotipo literario es una imagen o idea socialmente aceptada socialmente de un personaje, la cual no varía con el tiempo, es decir, tiene un carácter inmutable. la palabra estereotipo viene del griego esteros, que significa sólido, y tipo, que significa modelo.

En la narrativa, son comunes estereotipos como la representación de los extranjeros. Otros ejemplos pueden ser: la madre abnegada, el borracho, las beatas murmuradoras, etc.

Personaje característico

Un personaje característico es un personaje "tipo" o, incluso, un estereotipo, dotado de características tan pormenorizadas o especializadas que se convierte en un personaje único dentro de su categoría.

Vea también:

Características de los personajes

Las características de los personajes como elementos de un relato o narración pueden ser resumidas de la siguiente manera:

  • Los personajes pueden ser ficticios o basados en sujetos reales.
  • Además de los seres humanos, cualquier elemento puede ser un personaje siempre que esté "personificado", es decir, que se le atribuyan cualidades de un ser racional: animales, cosas, seres sobrenaturales y fantásticos.
  • Todos los personajes están dotados de rasgos físicos (visibles o sonoros) y psicológicos, los cuales varían en grado de complejidad según su importancia.
  • Los personajes se expresan a través de la voz y/o de sus acciones.
  • La acción de los personajes modifica el relato.
  • En la literatura, los personajes actúan como paradigmas ideológicos enfrentados en la ficción.

Personajes históricos

Un personaje histórico es una persona del pasado que ha marcado la historia y que, por lo tanto, ha trascendido en el tiempo. Esta definición incluye tanto a las figuras que han aportado grandes beneficios a la humanidad como a aquellos que han causado grandes perjuicios.

Ganan el nombre de "personajes" porque la historia, aunque describa hechos reales y concretos, es también una forma de narración, al igual que lo es el cuento y la novela, solo que estos cuentan historias de ficción.

Algunos ejemplos de personajes históricos de gran relevancia son: Cleopatra, Julio César, Pericles, Constantino, Juana de Arco, Galileo Galilei, Copernico, Isabel la Católica, Cristóbal Colón, Hernán Cortés, Leonardo da Vinci, Lutero, Napoleón Bonaparte, Simón Bolívar, José Stalin, Adolfo Hitler y J.F. Kennedy.

Fecha de actualización: 30/04/2020. Cómo citar: "Personaje". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/personaje/ Consultado: