Qué es la Evolución

La evolución es el cambio que se produce de un estado a otro en un objeto o sujeto, como producto de un proceso de transformación progresiva. Puede referirse a cambios genéticos en una especie, al desarrollo de una persona (biológico o cualitativo), a la progresión de etapas históricas, a las fases de una situación o a la transformación de un objeto y de la naturaleza en general.

Etimológicamente, la palabra evolución proviene de la expresión latina evolutio, conformada por la contracción del vocablo ex, que quiere decir 'hacia fuera', con la conjugación del verbo volvere, que quiere decir 'dar vueltas'.

Algunos sinónimos o términos relacionados con evolución son: transformación, desarrollo, variación, alteración, cambio, crecimiento, avance, mejoría, movimiento o progreso.

La palabra se usa frecuentemente para aludir al perfeccionamiento cualitativo de una persona, situación, contexto histórico, objeto, etc. Por lo tanto, son comunes expresiones como evolución personal, evolución tecnológica, evolución científica, evolución económica, etc.

Evolución en biología

En la biología, la evolución se relaciona concretamente con el estudio de los procesos de transformación de las especies, esto es, los procesos de adaptación y mutación genética que generan cambios estructurales en los seres vivos. Es decir, el concepto de evolución en la naturaleza se define como los cambios en los registros genéticos de una población biológica (animal o vegetal) a través de las generaciones.

Teoría de la evolución de las especies

La teoría de la evolución de las especies fue presentada por Charles R. Darwin y Alfred Wallace en el año 1859, en un libro titulado El origen de las especies. Fue precedido por las investigaciones y teorías de Lamarck, quien ya había apuntado conclusiones en esa dirección.

Según los autores, el ser humano (homo sapiens) es el resultado de la evolución de otras especies como el homo erectus y el homo habilis, afirmación que desafiaba la teoría creacionista imperante en el siglo XIX. Darwin postulaba también que la evolución de las especies era resultado de la selección natural y la adaptación.

Hoy en día, existen sobre la mesa diferentes hipótesis sobre las causas de la evolución. Estas son:

  1. La selección natural: teoría de la evolución por selección natural y adaptación (tesis de Darwin).
  2. La reducción de la población: menor variedad de genes.
  3. La forma de reproducción: qué gen se reproduce más.
  4. La mutación genética: un tipo de gen se reduce.
  5. El flujo genético: migración de genes a otros lugares.

Vea más detalles sobre la Teoría de la evolución.

Evolución convergente y divergente

En el estudio de la evolución de las especies se habla de evolución convergente y divergente. La evolución convergente se produce cuando dos especies de diferente origen filogenético, evolucionan hasta generar estructuras o elementos semejantes. Por ejemplo: tanto colibríes como mariposas desarrollaron el mismo tipo de lengua para extraer néctar de las flores.

La evolución divergente es aquella en la cual las especies con un origen común pero que han sido separadas, evolucionan de forma desigual para adaptarse rápidamente a las condiciones ambientales, sea a través de mutaciones o de selección natural. por ejemplo, aquellos mamíferos que resultaron de los reptiles y desarrollaron extremidades para adaptarse a un nuevo ecosistema. Algunos de ellos convirtieron dos de sus extremidades en brazos, como los simios, y otros mantuvieron sus extremidades como patas.

Vea también

Cómo citar: "Evolución". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/evolucion/ Consultado: