Método Inductivo

Frank Arellano
Revisado por Frank Arellano
Profesor de Historia y Maestro en Lingüística

El método inductivo es un tipo de razonamiento que consiste en obtener conocimientos generalizables a partir de conocimientos específicos. Así, va de la observación de fenómenos particulares a la formulación de conclusiones generales.

Para llegar a una conclusión a través del método inductivo, en general, seguimos una serie de pasos.

  1. Observar hechos y registrarlos como premisas. Las premisas son las proposiciones o conocimientos previos que sirven de fundamento al razonamiento.
  2. Examinar si estos hechos se repiten y si se pueden establecer regularidades o patrones.
  3. Por último, hacer inferencias, esto es, llegar a juicios y a conclusiones desde los hechos anteriormente observados.

Por ejemplo, observamos que las plantas del patio necesitan de luz y agua para crecer. Luego, que las plantas del vecino crecen al estar expuestas a la luz solar y al agua de la lluvia. Finalmente, vemos que las plantas del jardín botánico crecen mucho al recibir luz y agua.

Siguiendo un razonamiento inductivo, podemos establecer una generalización y afirmar: "todas las plantas en el planeta necesitan de luz y de agua para crecer", aunque no hayamos visto todas las plantas que existen en la Tierra.

En términos formales, este ejemplo se presenta así:

Premisa 1: Las plantas del patio crecen al recibir luz solar y agua. x1 crece al recibir A y B.
Premisa 2: Las plantas del vecino crecen al recibir luz solar y agua. x2 crece al recibir A y B.
Premisa 3: Las plantas del jardín botánico crecen al recibir luz solar y agua. x3 crece al recibir A y B.
Conclusión: Todas las plantas crecen al recibir luz solar y agua. Todo x crece al recibir A y B.

Características del método inductivo

  • Parte de observaciones empíricas o de premisas particulares: se advierte un hecho que aporta información; este rasgo es común al método científico. En la filosofía, se pueden establecer premisas lógicas para dirigir el razonamiento.
  • Reconocimiento de patrones: se examinan las posibles reincidencias, reproducciones o repeticiones del fenómeno observado.
  • Planteamiento de la inferencia: esta es la proposición a la que se llega con base en las evidencias obtenidas o en las premisas formuladas.
  • Generalización: la inducción conlleva un razonamiento ampliativo. Así, el método inductivo sirve para establecer conclusiones y plantear predicciones sobre fenómenos similares a los estudiados.
  • Falibilidad: las proposiciones y conclusiones que siguen estos razonamientos se basan en probabilidades. Por tanto, el método inductivo no es infalible, es decir, no siempre alcanza la verdad. Sólo un registro constante en las observaciones y sus resultados le otorga mayor certeza.

Ejemplos de razonamientos inductivos en la vida cotidiana

Consciente o inconscientemente aplicamos razonamientos inductivos día a día. De este modo, llegamos a conjeturas y a formularnos respuestas sobre las cosas que suceden a nuestro alrededor.

Ejemplo 1: Inducción por generalización.

Las cebras

Premisa 1: las cebras del zoológico de la ciudad tiene rayas blancas y negras que cubren todo su cuerpo.

Premisa 2: las cebras que veo en televisión tienen rayas blancas y negras en todo el cuerpo.

Conclusión: cuando mi amigo Juan vaya de safari a África y vea cebras, estas tendrán el cuerpo cubierto por rayas blancas y negras.

Ejemplo 2: Inducción por razonamiento causal.

El perro de al lado

Premisa 1: el perro del vecino siempre ladra cuando alguien camina por la vereda frente a su portón.

Premisa 2: alguien está caminando por la vereda y se está aproximando al portón de mi vecino.

Conclusión: el perro de mi vecino comenzará a ladrar en cualquier momento.

Ejemplo 3: Inducción a partir de datos estadísticos.

Los estudiantes de la escuela

Premisa 1: el 96 % de los estudiantes de primaria de la escuela "San Martín" aprobaron el curso.

Premisa 2: Javier es estudiante de primaria en la escuela "San Martín".

Conclusión: es muy probable que Javier haya aprobado su curso.

Ejemplo de método inductivo en las ciencias

Charles Darwin usó razonamientos inductivos al proponer la teoría de la evolución. En sus viajes por el mundo a bordo del Beagle tuvo la oportunidad de observar la flora y la fauna de lugares interesantes.

Así, en 1835 examinó diversas especies de aves y reptiles que habitaban en las Islas Galápagos. Él identificó patrones comunes a ciertas especies en una isla que tenían variabilidad en otras. Un caso fue el de las tortugas gigantes.

Darwin vio que las tortugas en una isla tenían cuello corto y que comían plantas cercanas al suelo. En otra, que las tortugas tenían cuello largo y un caparazón curvado hacia arriba, lo que les permitía alimentarse de hojas de arbustos.

De este modo, se figuró que los organismos vivos con características adaptadas a su medio ambiente tenían más oportunidades de sobrevivir y prosperar. Con el tiempo, la mayoría de los individuos de cada especie de tortuga tendrían esas características, adecuadas al entorno de la isla donde habitaban. Las que no, no tendrían descendencia.

Darwin postuló la hipótesis general de la evolución por selección natural basándose en estos razonamientos inductivos. Luego, otros científicos han conseguido más datos y evidencias que corroboran sus observaciones, con lo que "la evolución de las especies" logró el estatus de teoría científica.

Te puede interesar: Método cualitativo.

Francis Bacon y el método inductivo

Francis Bacon 1617

Paul Van Somer I (1617): Retrato de Sir Francis Bacon.

El gran impulsor del método inductivo fue el filósofo inglés Francis Bacon (1521-1626). Bacon publicó en 1620 el libro Novum Organum, con el que buscó sistematizar el uso de la inducción y su aplicación para alcanzar conocimientos científicos.

Bacon criticó la filosofía aristotélica que había predominado a lo largo de la historia. Los filósofos de la antigüedad, por regla general, desconfiaban del método inductivo y lo consideraban engañoso.

En su lugar, los aristotélicos preferían aplicar la lógica deductiva. Aunque esta tenía mayor rigor, era limitada, estaba aislada de contextos verdaderamente prácticos y, por esa razón, no se prestaba a experimentaciones.

Bacon, por otro lado, propuso que el conocimiento debía partir de las experiencias. Para esto se debían analizar los datos obtenidos mediante observaciones del mundo natural. Así podríamos inferir respuestas generales conseguidas desde datos específicos.

Hoy el método inductivo es muy utilizado en el ámbito científico porque es flexible y permite generar nuevas ideas e hipótesis para responder a problemas basándose en datos y en hechos observables.

Método inductivo y deductivo

Los métodos inductivo y deductivo suponen formas diferentes de pensar. El método inductivo procura establecer conclusiones generales a partir de premisas particulares. En cambio, el método deductivo parte de premisas generales ya aclaradas para obtener conclusiones específicas.

Ejemplo de método deductivo:

Las gallinas del corral

Premisa 1: todas las gallinas del corral de José son negras.

Premisa 2: Pepina es una gallina que vive en el corral de José.

Conclusión: Pepina es una gallina negra.

Siempre que las premisas sean verdaderas, la conclusión del razonamiento deductivo será verdadera. No obstante, el método deductivo proporciona poca información novedosa, y no es extensible a otras investigaciones.

Bibliografía

Cohen, Morris (1973) Introducción a la lógica. Fondo de Cultura Económica.

Martínez, Fernando (1987) El método inductivo. Tesis de Maestría en Metodología de las Ciencias. Universidad Autónoma de Nuevo León.

Whitney, Charles. (1986) Francis Bacon and modernity. New Haven: Yale University Press.

Vea también:

Cómo citar: (16/02/2023). "Método Inductivo". En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/metodo-inductivo/ Consultado:

Frank Arellano
Revisado por Frank Arellano
Profesor de Historia y Ciencias Sociales durante más de 15 años. Licenciado en Historia (2010) y Magíster Scientiae en Lingüística (2015) por la Universidad de Los Andes en Mérida.